domingo, 30 de septiembre de 2012

¿Cómo navego por internet desde la Consola?

Durante la meteórica Campaña Electoral de 1946, Juan Perón recorre el país y habla en numerosos "mitines" políticos. Las crónicas dicen que el de 10 febrero estuvo a la Ciudad de Rosario, donde en un planfetario discurso enseñó al Pueblo cómo navegar por internet usando la consola de comando de Ubuntu.

¡Amigos rosarinos!:

Les pido que tengan la amabilidad de guardar un poco de silencio porque hace dos meses que vengo viajando y hablando todos los días y mi garganta no me permite hacer un derroche en cuanto a potencia. Permítame desarrollar el discurso sin interrupción. En primer término, quiero saludar a los trabajadores de Rosario que me han conferido el título más honroso de "Primer Trabajador Argentino". Me honra extraordinariamente este título porque siempre he pensado que los hombres en la vida sólo pueden ostentar una virtud y el trabajo es en todos los tiempos una de las mayores virtudes del hombre.

Nuestro movimiento es un movimiento del trabajo que toma todas las actividades nacionales del trabajo y que ennoblece a todos los hombres...

[Se produce un arremolinamiento de personas alrededor de la tribuna por la presencia de una individuo extraño que que pronto es reducido].

Señores... Por favor... ya conocemos la técnica de mandar gente a meter bochinche... Vuelvo a repetir que ni esta clase de sabotaje puede impresionarnos a nosotros y les ruego, señores, que sigamos por el bien de todos, en orden.
Nuestro movimiento es un movimiento de trabajo, por eso es un movimiento humilde y noble. Ha nacido bajo el esplendor de una creación que representa el trabajo argentino en su organización y defensa, que es la Secretaría de Trabajo y Previsión. Hemos puesto en ejecución las leyes que en este país - cuando se trataba de defender el trabajo - no las había cumplido nadie.

Nuestra doctrina puede explicarse en pocas palabras, en sus aspectos económico y social.

En el aspecto económico, tratamos de volver al hombre a la tierra para resolver el problema demográfico y evitar el éxodo de los campos. Así he dicho, y más de una vez, que el setenta por ciento estaba antes en el campo y ahora el setenta por ciento está en las ciudades. Ello se debe a que la tierra, ha sido aquí bien de renta en lugar de bien de trabajo, como ha de ser en todos los pueblos sanos.

Por eso sostenemos que la única manera de aumentar la riqueza agrícola, ganadera y extractiva está en volver al hombre a la tierra y darle en propiedad la tierra que trabaja, para que ella no sea un bien de renta. Con ello hemos de evitar que en el futuro sigamos limitando artificialmente la riqueza argentina.
Esta riqueza de la tierra multiplicada por la industria ¡permitirá un ciclo de organización completo en su economía! Una mayor industrialización permite comerciar y aumentar los precios y ello permite una mejor distribución para el hombre; con ello aumenta su poder adquisitivo el trabajador y tiene mayor capacidad de consumo.
Seremos así una nación superalimentada, supervestida y superhabitada, ¡y pasaremos de una economía de miseria, a una economía de abundancia!

Tal será la abundancia que si queremos navegar en internet a través de la consola no tendremos uno sino dos navegadores. En el pasado no se podía navegar en la consola, pero gracias al Justicialismo, todo el mundo podrá navegar incluso desde las terminales más tontas y menos potentes. Ello es así gracias a dos softwares munidos de la felicidad que clama el pueblo argentino: eLinks y Lynx.

Estos navegadores están diseñados para operarse desde la interfaz de comandos de Ubuntu, ya sea en una terminal en modo gráfico o en una pura terminal de texto. Si bien son parecidos, cada uno tiene sus "roscas" y en el uso de ambos comprenderemos cual nos gusta más. En tal caso si no favorecemos el otro, podremos desinstalarlo y os informaré cómo.

Primeramente habremos de instalarlos. Para ello podremos abrir una consola terminal con Ctrl+Alt+T e ingresar el siguiente Comando de Organización:

sudo apt-get install lynx
sudo apt-get install elinks

Tras introducir nuestra contraseña, se descargará la paquetería que traerá la telemática a nuestra consola con el sabor del Justicialismo.

Naturalmente la experiencia es diferente y limitada con respecto a los navegadores gráficos, y si quieren más incómoda, pero podrán utilizarla para salir del paso si por algún caso la interfaz gráfica se ve imposibilitada de arrancar o tiene problemas. También si son nerds en exceso y quieren hacer todo por consola.

Para iniciar el navegador basado en texto Lynx simplemente ingresamos el comando
linx
Este navegador nos permite ver páginas de internet e ingresar a enlaces de internet. El navegador utiliza diferentes colores de texto para los enlaces y naturalemente, no muestra imágenes, solo texto. Para tipear una dirección URL para navegar presionamos la tecla g, y luego escribimos la URL. Por ejemplo: ubuntuperonista.blogspot.com.ar.

Un ejemplo suele aclararlo todo, como decía Napoleón. Si queremos buscar en Google, presionamos g y tipeamos google.com.ar. La primera vez puede preguntarnos si deseamos transmitir una cookie al buscador, podemos ponerle que siempre la envíe, con la tecla a. Luego debemos "bajar" con la flecha abajo hasta el campo de texto de la búsqueda de google, e ingresar lo que querramos. Acto seguido, apretamos Enter dos veces para que se produzca la búsqueda. Naturalmente, debemos desplazarnos en la lista de resultados y optar por uno apretando Enter, para redirigirnos hacia la URL deseada.

Lynx permite movernos en diferentes solapas con las flechas hacia el costado (para "avanzar" o "retroceder" en nuestra navegación). Tiene muchas opciones, a las cuales podremos acceder con la tecla h. Para cerrar las solapas debemos presionar q, y si cerramos todas las solapas, saldrá del navegador y nos devolverá al prompt de la consola.

eLinks, por otro lado, es un navegador similar, pero con características propias. Para iniciarlo desde la consola, debemos ingresar simplemente

elinks

Al inicio, nos solicitará una URL para navegar: podremos usar google.com.ar o la que querramos. En el caso de la búsqueda en Google, en eLinks debemos también desplazarnos al "cuadro de búsqueda", presionar Enter para escribir, e ingresar nuestra busqueda. Luego presionamos Enter nuevamente y nos preguntará si deseamos enviar información a Google; si presionamos Enter, Google nos devolverá la lista de resultados normal.
Una de las ventajas que tiene eLinks es que si la web tiene muestra muchos enlaces, podremos "saltar" a alguno directamente con un atajo numerado. Para ello debemos mostrar los atajos numerados mediante la presión de la tecla punto ("."). Veremos que con esta tecla podremos activar o desactivar los números de enlace. eLinks nos mostrará un número para cada enlace. Si queremos ir a alguno de ellos, simplemente tipeamos el número correspondiente y le damos Enter. Esto nos permitirá navegar sin preocuparnos en lo que digan quienes no han comprendido nuestra manera de concebir y realizar.

Por eso, señores, nuestra doctrina integral tiene puntos tan fundamentales que no han podido ser atacados. Nuestros críticos viajan en una caravana que asemeja a los esforzados barqueros del Volga tirando el carro de sus pecados y de sus culpas, y cuando se refieren a nosotros nos calumnian y terminan deseando que nos muramos. Nosotros, en cambio, hablamos de nuestras aspiraciones y de nuestros sueños, que han de terminar con muchos pobres en esta tierra.

Nuestra doctrina social es más simple, abarca ese gran principio humanitario. Y lo explico con un ejemplo que me dieron en Paraná cinco chicos: estaban en el puerto y uno no tenía botines. Nosotros desde a bordo les tiramos quinientos pesos, que cayeron en manos de uno que estaba bien vestido. Los cuatro chicos que presenciaban la escena, dijeron: "No, eso no es para vos; es para ése que está en patas". Y el chico entregó los quinientos pesos al chico descalzo. Ésta es nuestra doctrina; queremos que alguno de esos grandes señores sepan entregar a los que no tienen botines. Queremos que algún día se conduelan de sus semejantes los que todos lo tienen, para que no haya descalzos y para que nuestra niñez aprenda a sonreír desde que nace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada