martes, 23 de octubre de 2018

¿Cómo instalo Alien Arena en Ubuntu?

(...)
Ante la parafernalia montada y la mentira, hemos de contestar golpe por golpe, en todo tiempo y en todo lugar. Nuestra batalla es contra una oligarquía ensoberbecida, dispuesta a vender el país al mejor postor, y capaz de hacerlo por sus ínfulas foráneas.
Nuestro objetivo entonces ha de ser la unidad de los trabajadores en pos de la Liberación. El campo de combate lo conocemos al dedillo, pues hemos de dar la lucha sobre nuestra propia Patria.

Es indudable que no podemos pelearnos entre nosotros teniendo tan formidable enemigo al frente, contra el cual hemos de luchar. Esto es fundamental en nuestro Movimiento, pues solo la unión del los hombres que trabajan podrá traernos la victoria que tanto anhelamos.

Si deseamos pelearnos entre nosotros, más vale que sea en un FPS corriendo en un servidor local. Los de afuera son de palo. Veamos un ejemplo.

Supongamos que deseamos entablar una partida en uno de los tantos juegos de arena de los que dispone GNU con Linux. Se tratan ellos de una variante de los juegos de disparos en primera persona, en donde el jugador debe doblegar - ya sea solo o por equipo - a la masa de los jugadores contrarios. Para ello debe hacer uso de diferentes armas, y podremos encontrar distintas modalidades de juego.

Sin duda los clásicos en este género se encuentran en títulos como Quake III o el propio Unreal Tournament, que definió el estilo de juego. En estos famosos títulos el esfuerzo estaba localizado en la lúdica multijugador, haciendo uso de la capacidad telemática de los sistemas de antaño para imponer un campo de juego ("arena") donde el jugador podía saltar, esconderse, y hacer uso del intrincado y creativo terreno para doblegar a los contrarios.
.
En este caso, podrán instalar Alien Arena, un juego de este tipo provisto de una gráfica es más avanzada y algo más terrorífica que el consabido Red Eclipse,
otro clásico entre los juegos para GNU con Linux.

Para instalarlo abrimos una terminal con Ctrl+Alt+T e ingresamos el siguiente comando de organización:

sudo apt update
sudo apt install alien-arena


El sistema nos solicitará nuestra contraseña de Ubuntu y comenzará a instalar la paquetería necesaria (actualmente unos 501mb de datos). La instalación es automática.


Lo ejecutamos desde Aplicaciones / Juegos / Alien Arena.

Alien Arena utiliza un motor gráfico llamado CRX, que se demuestra capaz de renderizar un mundo colorido y activo.

La estética espacial, oscura y brillosa, está bien lograda. El apartado del audio es adecuado y estéreo, pero está lejos de ser creativo. Las armas suenan genéricas, pero es lo suficientemente bueno como para jugar.
Los juegos en multijugador son lo esperable, y el juego se demuestra rápido y ágil incluso en altas resoluciones de video. El uso de un servidor local con varios equipos en red LAN nos trae lo mejor de este estilo de juegos, y se hace muy divertido con 8 jugadores o mas.
Si deseamos montar un servidor, bien podremos instalar el paquete específico para servidor desatendido, con:

sudo apt install alien-arena-server


Varios de los escenarios presentan efectos climáticos, con lluvia, nieve, ventarrones helados, etcétera.

Los personajes normales del juego se dividen en categorías, y su estilo cincuentoso nos hará recordar a la película "Mars Attack!", parodia cinmemática de ciencia ficción de bajo presupuesto.
Los mapas varían en su dificultad y en lo intrincado de su diseño. Este no suele ser especialmente laberínticos, y existe cierto esfuerzo en hacerlos similares para evitar ciertas ventajas.
En otros, se hacen especialmente difícil alguno de los sectores del mapa, lo cual se adecúa para combatir cuando hay una gran diferencia numérica entre los equipos.

En fin, el juego viene con varios escenarios coloridos para jugar.





jueves, 18 de octubre de 2018

Se anuncia el lanzamiento de Ubuntu 18.10


Canonical anunció hoy el lanzamiento de Ubuntu 18.10 Cosmic Cuttlefish, enfocado en las instalaciones en la nube, desarrollo de software de inteligencia artificial, un nuevo tema comunitario para escritorio, así como una integración de Snaps de escritorio más rica.
Se trata de una actualización con soporte de término breve, hasta julio de 2019. Normalmente se recomienda la instalación de las versiones de sorporte a largo término (LTS), como la última 18.04LTS.


Las imágenes ISO para servidor de Ubuntu 18.10 están disponibles en todas las nubes públicas. Se incluye OpenStack Rocky para AI, y aceleración por hardware NFV, y Ceph Mimic. También se incluye Kubernetes 1.12.

En cuanto a las Snaps, ahora se cuenta con 4.100 de ellas. Podremos encontrar desde Spotify, Plex y Skype, incluyendo aplicaciones servidores y de nube como Google Cloud SDK, AWS CLI, y Azure CLI.

El Kernel es el Linux 4.18 con actualizaciones para Mesa y X.Org a fin de mejorar el desempeño gráfico en juegos. El soporte de hardware ahora se expande a los AMD Vega-M, las últimas CPUs Intel Kabylake-G, Raspberri Pi 3 Modelo B, B+ y Qualcomm Snapdragon 845.

Ubuntu 18.10 introduce la interfaz de escritorio GNOME 3.30 y Yaru, el nuevo tema por defecto de desarrollo comunitario. Se incluye la funcionalidad de uso por huellas dactilares, así como las últimas versiones de Firefox, LibreOffice y Chromiun.

En resúmen, se trata de una iteración válida para deployments en la nube, y con algunas novedades gráficas menores para su uso de escritorio.

martes, 16 de octubre de 2018

¿Cómo puedo emular un sintetizador Yamaha DX7 en Ubuntu?

Pocos saben que en mis años de cadete, contaba con una amplia variedad de teclados sintetizadores clásicos, lo que me convirtieron en un ávido programador de música Pop. En aquellos años pocos eran quienes dominaban este arte, pero la libertad de la informática asociada a la música es hoy un logro que ha de otorgarse al Pueblo. Solo así éste podrá dar la lucha con el ritmo de la más maravillosa música que es para mi la programada digitalmente.

Vean señores, en los años que los aparatos musicodigitales aparecieron como alternativa fiable, sucedió lo que siempre pasa cuando se deja al Capital hacer de las suyas: se hicieron elitistas. Pero hubo uno que marcó diferencia por su popularidad y quedó entrañado en esa memoria ROM imborrable que se guarda en el corazón del Pueblo: Se trataba del Yamaha DX7 de 1983, el primer teclado con sintetizador digital programable que logró éxito entre la Masa Popular, que es el verdadero consumo.

Siendo monotímbrico de 76 teclas, su sonido dulzarrón y polifonía de 16 voces se debía a sus seis operadores independientes en forma de de onda oscilada sinusoidal, manejables todos ellos de manera digital. Estos generadores empleaban la técnica de síntesis de frecuencia modulable según 32 "algoritmos" ofrecidos, los que resultaban - en colofón - una plétora de posibilidades armónicas o atonales según la habilidad del sonidista. El usuario podía programar 32 voces propias en memoria interna.

Estos patches "algorítmicos" , si bien se pueden modificar desde el propio teclado, son bastante complejos en sus resultados, poco intuitivos y difíciles de programar, lo que hacía que la mayoría de los músicos optaran simplemente por los sonidos de fábrica. 

Para facilitar las cosas, el aparato ofrecía ya 32 sonidos (patches) preprogramados que se hicieron clásicos, en tanto que Yamaha, ni lerda ni perezosa, se ocupó de vender aparte una colección de cartuchos ROM con nuevos sonidos ya hechos (se insertaban en el la parte trasera del teclado "a la Family Game").

Cada uno de estos cartuchos contaba con 2 bancos de memoria ("A" y "B") con 32 sonidos por banco. Esto significaba hasta unos 128 sonidos distintos que el teclado podía direccionar (32 internos de fábrica, 32 programables de usuario, y 64 en el cartucho removible opcional).

Debemos tener en cuenta que el sintetizador original es una computadora de 1983, y como tal requiere avanzados conocimientos de direccionamiento de memoria y parametrización de envolventes sonoras, necesarios como para ser proficiente en la creación de sonidos. Pues bien, con el correr del tiempo se hizo evidente que - por medio de software especializado y la interfaz MIDI provista en el Yamaha DX7 - podrían hacerse mejores cosas desde una computadora. Hubo entonces mucho software para poder manejar el teclado de una forma más sencilla con los sistemas informáticos del momento.

Indudablemente que GNU con Linux no podía quedarse atrás. Gracias a ello, los técnicos de nuestro Movimiento se han abocado al desarrollo de un software libre que no sólo permitiera programar los patches a través de MIDI - como muchos ya lo hacían - sino que empleara sintetizadores virtuales para emular directamente el sonido del Yamaha DX7, en un sistema Linux.

Todo esto se ha logrado con el el excelente Dexed.

Dexed es un programa y un instrumento virtual multiformato (VST, LV2, AU) multiplataforma y modelado para parecerse al clásico sintetizador Yamaha DX7. Está liberado bajo licencia GPLv3. En GNU con Linux, podremos emplear Dexed solo o como plug-in dentro de cualquier programa que use instrumentos virtuales VST (como por ejemplo, Qtractor, Ardour, etc).

Para instalar Dexed en nuestro Ubuntu, habremos de descargar su código fuente y compilarlo. Esto normalmente sería una tarea imposible para el neófito, pero como Conductor del destino de los Argentinos y paternal asistente de Ubuntu, os indicaré como hacerlo.

En primer lugar abrimos una Terminal con Ctrl+Alt+T, y en ella pegamos y ejecutamos con Enter cada uno de los siguientes comandos de organización:

cd ~ ;
sudo apt update ;

Esto nos solicitará nuestra contraseña de Conductor de sistema. Tras ingresarla "a ciegas" y presionar Enter, continuará con el procedimiento. No bien termine, debemos ingresar el siguiente comando para descargar sus librerías:

sudo apt-get install git freeglut3-dev g++ libasound2-dev libcurl4-openssl-dev libfreetype6-dev libjack-jackd2-dev libx11-dev libxcomposite-dev libxcursor-dev libxinerama-dev libxrandr-dev mesa-common-dev ;

...y finalmente, descargamos el código fuente, lo compilamos e instalamos mediante los siguientes comandos de organización.

git clone https://github.com/asb2m10/dexed.git ;
cd ~/dexed/Builds/Linux ;
make CONFIG=Release ;
sudo install -Dm755 build/Dexed.so /usr/lib/vst/Dexed.so ;
sudo cp ~/dexed/Builds/Linux/build/Dexed /usr/local/bin/ ;


Dexed se compilará entonces en dos versiones similares: una consiste en un instrumento virtual VST (que requiere una aplicación de audio huésped para funcionar. La otra es una versión "stand-alone" que puede ejecutarse directamente

Si queremos borrar el directorio de compilación (ya no lo necesitamos), ingresamso:

cd ~ ;
rm -R ~/dexed/ ;

...y si nos preguntas si deseamos eliminar los archivos con protección de escritura, ingresamos "s" ("si"). 

Para la versión stand-alone, podremos ejecutarla directamente tipeando el comando "Dexed" en la terminal, pero es mucho más cómodo crearle a mano un Lanzador o acceso directo para este menester. Os lo explicaré. Hacemos clic con el botón derecho del mouse sobre nuestro el panel superior en el menú Aplicaciones y elegimos "Editar Menú". Al abrirse el cuadro de diálogo Menú Principal, en su sección izquierda hacemos clic en la categoría "Sonido y video". Luego presionamos el botón "+Elemento nuevo"
 ...esto abrirá la ventana Crear lanzador. En el campo "Comando:" Agregamos el comando "Dexed" (con D mayúsculas como se indica). También podremos indicar el nombre Dexed y un ícono y un comentario explicativo opcional. Finalmente presionamos el botón Aceptar.

Ahora podremos ejecutar Dexed desde Aplicaciones / Sonido y Video / Dexed. Naturalmente, también podríamos agregar el instrumento VST "Dexed" a una pista de nuestra DAW, podremos desplegar su panel de control para operarlo.

El amplio panel inicial presenta los controles detallados, con una buena reproducción gráfica que simula el esquema de color del Yamaha DX7. En su parte inferior nos da un teclado activable con el mouse, pero también podremos usar nuestro teclado para tocar líneas simples.

Gracias a ello Dexed puede sintetizar con muy buena fidelidad el sonido, lo suficientemente capaz como para considerarse profesional. El sintetizador integrado nos permite contar con los 144 parámetros del DX7, a los cuales es posible automatizar. En sí contamos con los 6 operadores y los 4 parámetros de envolvente clásicos.

Naturalmente, si tenemos un un teclado controlador MIDI o incluso un Yamaha DX7 real, podremos configurarlo para poder asociarlo, via un adaptador MIDI-USB. Ello lo hacemos en el emulador mediante el botón Options.

En cuanto a la salida de sonido normalmente funciona con ALSA/Pulseaudio,  aunque puede hacerse por medio del servidor de audio JACK si está activo.

Podremos enviar los datos paramétricos y manejar desde la computadora al Yamaha DX7. En el caso de que no tengamos este sintetizador, bien podremos usar Dexed para que opere como un sintetizador paramétrico FM, con un resultado bastante similar al Yamaha DX7, aunque utilizando una emulación del chip sintetizador Yamaha OPL3.


Dexed puede ser configurado para usar algunas de las limitaciones del sintetizador DX7 original. Esto no solo aplica a su conversor digital analógico, sino que también hace a la resolución de bit de las ondas sinusoidales y la manera en la cual su control de amplitud se aplica a cada operador. Esta característica sonora supuestamente ofrece una rendición más auténtica, pero puede variar en el gusto del usuario, por lo cual se ofrecen tres "motores" o sintetizadores distintos que podremos elegir haciendo clic en PARM.

Podremos elegir entre:
  • Modern: Se trata de una emulación del sintetizador de 24 bits.
  • Mark I: Viene por defecto. Se basa en la serie Yamaha OPL pero emplea una resolución mayor (LDT de 10 bits). De esta manera puede ser más cercano al sonido del DX7 real.
  • Serie OPL: Se basa en una experimentación del chip Yamaha OPL de 8 bits.

Indudablemente, comparar el sonido entre de un Yamaha DX7 auténtico y Dexed puede sonar a comparar al Movimiento Peronista Auténtico con el auténtico peronismo. Pero no deja de ser algo útil en ciertos casos.



Gestión de patches

Como vimos, el Yamaha DX7 original cuenta con un banco de 32 memorias de usuario y adicionalmente, contaba con cartuchos. En Dexed estos se representan con volcados de memoria de estos mismos cartuchos (esencialmente, copias digitales de ellos). Son archivos de extensión .sys.

Cualquier archivo .syx que se encuentre en el directorio de cartuchos (normalmente /home/usuario/.local/share/DigitalSuburban/Dexed/Cartridges) estará disponible en la ventana CART del emulador. Podremos cambiar el directorio usando el botón CART del emulador Dexed, y luego presionando el botón SHOW DIR.

Podremos arrastrar y soltar cualquier parche o programa de DX7 que tengamos cargados en Dexed, y que tengamos cargado en el navegador de cartuchos. Al hacer doble clic en un patch, se cargará dicho programa actualmente elegido al emulador.
Dexed ya viene con 32 voces, y podremos agregarles muchas mas que vienen en el directorio SynprezFM. Podremos utilizar el botón derecho del mouse para enviar el programa/cartucho al DX7 o abrir el navegador de archivos para buscar el patch en el directorio de cartucho que deseemos.

Pero no solo eso, podremos encontrar un excelente compilado de programas de DX7 comprimidos en un archivo ZIP aquí. Si deseamos agregarlos desde la terminal hacemos:

cd ~/.local/share/DigitalSuburban/Dexed/Cartridges ;
wget http://hsjp.eu/downloads/Dexed/Dexed_cart_1.0.zip ;
unzip Dexed_cart_1.0.zip ;

...y reiniciamos el programa para poder verlos.


Dexed como un editor de parches para el Yamaha DX7
Si tenemos un Yamaha DX7 original conectado por la interfaz MIDI, bien podremos usar este programa como un editor de patches y administrador de mensajes MIDI extendidos de sistema (SysEx). Es mucho más cómodo que usar la incomodísima interfaz de usuario del DX7.

Ya que los mensajes MIDI extendidos de sistema (SysEx) que usa el Yamaha DX7 son algo problemáticos para enviar con las interfaces MIDI nativa Ubuntu, debemos enviarlos y recibirlos con una interfaz MIDI USB externa. Esto puede configurarse con el panel PARM.
Al configurar una interfaz MIDI "DX7 in / DX7 Out", Dexed recibirá los cambios de programa / cartucho específicos desde el teclado DX7 y los enviará al controlador/programa/cartucho que editemos.

Pre-requisitos
Antes de usar esta interfaz MIDI, el teclado Yamaha DX7 debe estar configurado para enviar y recibir mensajes SysEx. Esto se hace en el teclado Yamaha DX7, presionando FUNCTION y el botón 8
Debemos revisar el canal MIDI. La mayoría de los Yamaha DX7 sólo pueden enviar datos a través de su interfaz MIDI OUT en el canal 1 (si bien pueden recibir en cualquiera de los 16). Debemos presionar 8 nuevamente en el Yamaha DX7, y en su display podremos conmutar entre "SYS INFO AVAIL" (Información de sistema  disponible) o "SYS INFO UNAVAIL" (información de sistema no disponible). Debemos elegir SYS INFO AVAIL para que el Yamaha DX7 pueda transmitir mensajes extendidos de sistema.
También debemos remover la protección de memoria de la memoria interna o la memoria del cartucho para poder recibir un volcado de memoria de las 32 voces disponibles en Dexed. Para ello en el teclado debemos presionar el botón MEMORY PROTECT y luego presionar el botón NO.

Para enviar datos al teclado Yamaha DX7 por MIDI.

Si el puerto MIDI está configurado, cualquier parámetro que cambiemos en el panel de control de Dexed será enviado al teclado DX7. Podremos enviar cualquier programa/cartucho en la ventana CART del emulador usando el menú contextual (haciendo clic con botón derecho sobre la ventana CART).

Para recibir parches desde nuestro teclado al emulador.
El puerto MIDI debe estar configurado.
Enviaremos un programa desde el teclado a Dexed usando el botón MEMORY SELECT del Yamaha DX7 y luego el número de programa que queremos enviarle al emulador Dexed (desde el 1 al 32).
Para recibir un cartucho instalado en el teclado, presionamos FUNCTION y luego presionamos tres veces 8, y debemos ver en el display "MIDI TRANSMIT ?". Si presionamos el botón YES, y el teclado enviará el volcado completo de la memoria del cartucho, el cual debería aparecer en el emulador Dexed.

martes, 9 de octubre de 2018

¿Cómo instalo un editor de archivos de audio sencillo?


Reunido ante artistas radiofónicos, Juan Perón explica cómo grabar audio digital de forma sencilla gracias a mhWaveEdit, un editor de audio sencillo para Ubuntu inspirado en el clásico WaveStudio.


(...)
Bien señores,

Desde hace años, nuestro Movimiento ha provisto al Pueblo con la capacidad de grabar audio digital. Esto se hizo posible no bien las computadoras pudieron registrar de forma binaria el audio analógico a través de una entrada de micrófono. El procedimiento, si bien es computacionalmente intenso, no deja de ser sencillo. Consiste en tomar muestras (lo que llamamos "muestrear") del audio analógico, a una gran velocidad, y digitalizarlas a través de un DAC (conversor analógico digital).

La llamada tasa de muestreo  - o sea, la velocidad a la cual se realiza el registro de las muestras individuales de audio - determinan la calidad del sonido de la grabación digital. Normalmente se dice que esta tasa de muestreo ha de ser el doble que la velocidad necesaria.

En el caso de la voz humana, se puede hacer inteligible con una tasa de 2000 muestras digitales por segundo, pero en pos de la calidad se estandarizó muestrear a una tasa de 22.500 muestras por segundo (unos 22.5 Khz). En cuanto a la música, se optó por el doble de esto, unos 44,1 Kilohertzios. Asimismo, la capacidad computacional de las variaciones de registro las podemos hacer de 8 bits, o de 16 bits, multiplicando los suaves registros tonales que es capaz de registrar una computadora. Si bien 8 bits fue muy común hace años, hoy al menos se utiliza 16 bits.

Estos formatos eran los estándares en la era de las placas de audio tipo SoundBlaster, y como tales se han seguido utilizando.


Es sabido que - junto con el Pueblo - este Conductor utiliza para las funciones de edición de audio una de las mejores aplicaciones libres: el potente Audacity, grabador multipista de excelentes prestaciones y posibilidades.


No obstante, existen ocasiones en donde no necesitemos tanta parafernalia, y bien podemos querer usar un programa más sencillo. Pues bien, en mis épocas de cadete utilizaba para estos menesteres el Creative WaveStudio, un simplón programa provisto con las clásicas SoundBlaster Pro que - sin embargo - era más capaz que la "grabadora de sonido" integrada en estos famélicos sistemas operativos oligárquicos, a la vez que era fácil de utilizar y bastaba para las tareas sencillas bajo el anquilosado entorno Window$.

Este útil programa ha sido replicado en nuestro sistema operativo popular GNU en la forma de una iteración libre, el mhWaveEdit. Se trata en este caso de un grabador y editor simple de audio, especializado en el formato de audio tradicional oligárquico WAV. No obstante, instalando unas librerías especiales, podremos utilizarlo para editar otros formatos de audio adicionales.

Para instalarlo podremos abrir una terminal con Ctrl+Alt+T e ingresar los siguientes comandos de organización:

sudo apt-get install mhwaveedit libsndfile1 lame vorbis-tools


Conforme hayamos nuestra Contraseña de Conductor, se instalará el editor, de un escaso megabyte de peso. Para ejecutarlo podremos ir a Aplicaciones / Sonido y Video / mhWaveEedit.

El programa configurado de esta manera es capaz de afrontar la edición sencilla de archivos WAV, OGG, archivos PCM de modulación por código de pulsos, AIFF, etc. La interfaz es un homenaje claro a aquél software del ayer.
Las funcionalidades apenas superan al WaveStudio tradicional. En particular, observaremos unos prácticos deslizadores que nos permiten regular el nivel zoom aplicado a la forma de onda, tanto en amplitud (vertical), como su acercamiento (horizontal). Asimismo, podremos regular la velocidad de reproducción, agilizando esta acción. Los efectos se han contenido, manteniendo sólo los más utilizados para la edición y corte más sencillo.
En cuanto a los servidores de audio, opera con muchos, incluyendo ALSA, PortAudio, OSS, JACK, etc, por lo que lo podremos integrar en cualquier sistema GNU con Linux.

A través de las Propiedades del programa, también podremos cambiar la estética, en la forma de su paleta de color, a fin de hacerlo - si lo deseamos - similar a las versiones más recientes de WaveStudio.