martes, 15 de enero de 2019

¿Cómo uso Gopher en Ubuntu?

A principios de la década del 70 la Argentina era un país convulsionado en el caos que lo había sumido el desatendido Gran Acuerdo Nacional de Agustín Lanusse. Como corolario de la estrategia para forzar la retirada de la política antipueblo, Juan Perón enseña cómo usar el sistema telemático Gopher en Ubuntu.

(...)
Indudablemnete que si este tonto me llama a la Argentina para "que ponga el cuero", es porque se sienten débiles y no tienen todos los huevos en la canasta. Las últimas acciones así lo demuestran y les delimitan el campo de la acción a los terrenos que nosotros dominamos porque hemos previsto estos sucesos desde hace mas de 18 años.

Los apotegmas de la lucha estratégica son fundamentos centrales del arte de la conducción de los que no debemos apartarnos. Indudablemente que en estas condiciones históricas se propicia la aplicación de uno de ellos, del cual ya hablaba Pericles. "Al sentirse vencido, un adversario en inacción abandonará su posicionamiento y emprenderá el repliegue, que anhela táctico pero que hemos de convertírselo - forzando la acción - en estratégico. Si se lo desbarata, tornará en fuga".
Pero eso está destinado a un adversario, no a un enemigo; al enemigo que ha planteado la guerra, sólo ha de dársele la posibilidad de fuga.

En los tiempos que corren, este es el fundamento de la acción que hemos de emprender. perseguir y desbaratar a un enemigo en fuga, de manera tal que no levante cabeza. Apresurar su acción, tornársela torpe, y obligarlo a cometer los errores que son dables de una mentalidad desorganizada y desconfiada. Para que ello sea posible hemos de afianzar nuestra organización. Como en la medicina, se aconseja administrar organismos amplios en espectro y deque produzcan un efecto de corta duración. A este lo podríamos llamar FreCiLiNa, por "Frente Civico de Liberación Nacional". El deber de este organismo es meter a todos en la misma bolsa y multiplicar, prever el caos del enemigo y forzarle los imponderables del momento del choque. Una vez resuelto ese problema, el organismo resultante - que puede ser resultado del primero - será fatalmente superado por otro de mayor duración. Este será el que podrá tener el cauce de evolución que todos anhelamos, y que no estará circunscripto a las limitaciones de estas horas, que son de lucha.

En la lid no vence el más fuerte, sino el mejor organizado y aquél que tiene en su mochila el bastón de mariscal. La fuerza debe economizarse pues no podemos emplearla en todo tiempo y en todo lugar, sino que se la debe enconar en el momento y en lugar donde se define la acción.

Esto tiene un correlato histórico del que podremos aprender. Se sabe que en las instancias primigenias de la masificación telemática, existían varios protocolos y estándares que podían seguirse como camino para realizar la informatización anhelada por el Pueblo. Los sistemas de carteleras electrónicas eran descentralizados y desestructurados, lo cual hacía que la búsqueda de información fuese notoriamente problemática. A fin de resolver tal inconveniente, se intentó una suerte de organización jerárquica, la Fidonet, que esperaba unificar las BBS hobbistas.

Prácticamente en paralelo surge la noción de servicio Gopher. La idea alrededor del mismo hacía hincapié en un esquema distribuido de entrega de documentos, que no tuviese que establecer contacto unificado entre distintas carteleras sino que se realizara de forma sencilla y directa. Fue desarrollado en ámbitos académicos y destinado inicialmente a los lamados "bancos de datos". La facilidad de Gopher permitía a un usuario neófito el acceso la información electrónica residentes en múltiples servidores, de manera sencilla. Para tal fin podían usarse directorios rudimentarios o servidores generales de información.

Pues bien señores, ¿fue esto el final de la película? No. La generalización telemática global terminó volcándose al protocolo World Wide Web, también originalmente concebido para la academia. Este pudo incrementar  las posibilidades de búsquedas con el uso de hiperenlaces en el mismo documento, toda vez que estos podían incorporar gráficas y diseños más complejos. El uso de material gráfico incluido en un lenguaje de programación más vistoso, junto con la aparición de auto-indizadores automáticos de tipo "crawler", hicieron que el Gopher iniciara un replegue y terminara casi extinguiéndose.

Nuestro Movimiento ha de aprender de ello, pues estas condiciones son las que siempre debemos barajar. Es por ello que os instruiré brevemente en el uso de Gopher, al menos en cuanto a la navegaciṕon refiere.

Hemos de saber que el servicio se puede acceder a través de una terminal remota de computadora con módem telefónico como se hacía antiguamente, o de manera más práctica a través de un emulador de terminal provisto con un software cliente, como el que ya encontramos en nuestro sistema GNU con Linux.

Esto se logra presentando al usuario un sistema de menúes jerárquicos que contiene los documentos, a los cuales se accede con un programa cliente. Los servidores Gopher aceptan búsquedas simples, y responden enviando al cliente el documento deseado.

Al ser un método antediluviano, la mayoría de los navegadores carecen hoy de la posibilidad nativa de navegar en Gopher. Afortunadamente en Ubuntu podremos contar con el clásico navegador lynx, que puede hacerlo. También contamos con un cliente nativo para la terminal, llamado "gopher" como es procedente. Si quisiéramos instalar estos pequeñísimos paquetes, podremos abrir una terminal con Ctrl+Alt+T e ingresar los siguientes comandos de organización:

sudo apt install gopher lynx

Para entrar a la web inicial de gopherproject.org simplemente ejecutamos el programa con:

gopher


Usando las teclas Flechas de cursor Arriba y Flecha de cursor abajo del teclado podremos desplazar la flecha a través de los ítems. También cada ítem tiene un número de línea asociado, que podríamos tipear para desplazarnos más rápidamente al ítem deseado.
Podremos ingresar a un ítem presionando Enter o la flecha de cursor derecha. Podremos regresar por medio de la tecla "u" o bien con la Flecha de cursor izquierda. Podremos abandonar el programa presionando "q".

También podremos dirigirnos a un servidor Gopher en particular, debemos ingresar su URL. Por ejemplo, para entrar al Gopherhole de Ubuntu Peronista (sito en el servidor Fortaleza Super Dimensional, la sdf.org y provisto por el Sindicato del Club de la  Intenet Subterránea), debemos utilizar:

gopher gopher://sdf.org/1/users/peron/Se iniciará una sesión de Gopher como la siguiente:


Al ser sencillo y estar provisto por texto solamente, el acceso es veloz incluso por medio de equipos de acceso con muy pocos baudios (por ejemplo, enlaces telefónicos). En sus orígenes la velocidad rondaba entre los 300 baudios, luego 1200, y finalmente unos 14.400 baudios. Hoy se lo puede emplear a cualquier velocidad, en las múltiples opciones de banda ancha.

Si quisiéramos guardar un marcador de un sitio de Gopher, podremos hacerlo con "A" para marcar el servidor completo, y con "a" para marcar un fichero en particular. Se abrirá un cuadro que nos solicitará indicar el nombre (la URL se agregará automáticamente), y para confirmarlo debemos presionar Ctrl+x.

Una vez dentro del árbol de directorios, con nuestro cliente podremos navegar dentro de ellos y visualizar un archivo de texto que nos interese, el cual se mostrará. Podremos paginarlo con la barra espaciadora, o de manera más convencional, con AvPág y RePág.
Cada vez que nos desplacemos, nos moveremos en el árbol de directorios remoto de Gopher, de manera similar a la que podría ser un servidor FTP. Una vez ingresado a un servidor de nuestro interés también podremos encontrar sus categorizaciones a través de encabezados opcionales. Naturalmente, en las páginas que continene los archivos sueltos, podremos volver al directorio superior apuntando a los "..", con la tecla u, o con la flecha izquierda del cursor. La tecla ? nos presentará el menú de ayuda.

Las opciones del cliente Gopher no son muchas, pero podremos guardar marcadores con la tecla a, mientras que con al D mayúscula podremos descargar el fichero a nuestra computadora.

Si no tenemos un cliente de Gopher o un navegador que lo integre, debemos usar un proxy intermediario. Afortunadamente podremos encontrar uno en la SDF, dirigiendonos con nuestro navegador web aquí.

Lynx es un navegador web general que opera en modo texto. Además de poderlo utilizar como cliente para Gopher con el comando:

lynx gopher://sdf.org/1/users/peron/

...también Lo podremos utilizar para navegar en cualquier web, con las lógicas limitaciones de sólo
mostrar texto. Por ejemplo:

lynx ubuntuperonista.blogspot.com.ar

martes, 8 de enero de 2019

¿Cómo instalo JACK en Ubuntu?

En los clásicos reportajes-bomba del la revista Panorama, Juan Perón expone desde el Exilio sus ideas correctivas para un país proscriptivo y sumido en pujas de poder. En una de ellas explica cómo usar JACK e impedir que se corte el audio de las aplicaciones que usan PulseAudio en Ubuntu.

(...)

Periodista: Usted sabe que la masa Justicialista está ansiosa esperando su opinión. ¿Cuales son las soluciones que el país exige en la hora actual?

Juan Perón: Para mí el fenómeno argentino se caracteriza en que los partidos políticos están luchando a ver quién de ellos puede tomar el poder, y lo que en mi concepto interesaría antes que nada es pensar cuál es la solución para el país. Si no, estaremos durante mucho tiempo más atando los caballos detrás del carro.

El problema argentino es eminentemente político. Esta situación política sostenida en el tiempo, en un constante movimiento perturbativo, ha llevado al país a una situación económica y social realmente pavorosa. Ha comenzado a cundir en la Masa Popular la miseria; como consecuencia de la desocupación, la atonía en el comercio, la industria, la falta de poder adquisitivo del Pueblo, etcétera. A ellos se han agregado toda otra serie de problemas todas ocasionadas en su conjunto por una pésima situación política.

Para resolverlas el gobierno se ha decidido llamar a elecciones, y ha establecido un estatuto mediante el cual se restringen de todas maneras lo que sería la solución natural, es decir, llevar al gobierno a las fuerzas y a los hombres que pueden solucionar el problema.

Para la República Argentina, después de estos 10 años de guerra que se han producido desde 1955 hasta nuestros días, no se han destruido las casas, no se han destruido las fábricas, pero se ha destruido al hombre, que vale mucho más que las casas y las fábricas. Esa destrucción es la que ha producido la atonía y la falta de empeño y unidad en el trabajo para llevar el país adelante. Por eso cada día que pasa la situación es peor.

Las perturbaciones permanentes han impedido gran parte del trabajo que se quería realizar. Las negociaciones ruinosas que se han realizando en el orden económico-financiero han permitido que desde el exterior nos descapitalizaran totalmente, y cuando ya estábamos descapitalizados nos han comenzado a hacer préstamos abundantes para asegurarse que durante 10, 15 o 20 años nos van a dominar por ese camino.

En lo que hace al audio en Ubuntu sucede exactamente lo mismo. Indudablemente que los servidores de sonido en GNU operan con un solo sentido, el de llevar a nuestros oídos la más maravillosa música. Esto es así pues no dejan de ser herramientas para un objetivo. Ubuntu trae de fábrica un servidor de audio sencillo, el PulseAudio.

PulseAudio cumple acabadamente con la mayoría de las tareas comunes pues para eso está hecho, pero es una creación humana, y como tal no es perfecto. En particular lo aquejan contemplar ruteos simplificados de audio, y no está pensado específicamente para hacer adecuadamente frente a múltiples placas de sonido a la vez, ni concentrarse en operaciones de "baja latencia" como las que se requerirían a la hora de producir música multipista en Ubuntu.

Nosotros no intentamos suplir estas naturales deficiencias, sino que nos hemos abocado a un recambio, desarrollando un servidor de sonido más avanzado, el JACK.

Este resuelve normalmente tales problemas, y nos permite potentes opciones de encaminado o ruteo de streams de audio digitalizado por nuestra/s placa/s de sonido.

Para instalar JACK podremos abrir la terminal con Ctrl+Alt+T e ingresar el siguiente Comando de Organización:

sudo apt install qjackctl

Uso de JACK

En Ubuntu, el servidor de sonido JACK no arranca de forma predeterminada, sino que - salvo provisiones específicas - lo debemos iniciar "a mano". Para ello cuenta con una aplicación gráfica que oficia de interfaz de manejo, el QjackCtl. Lo podremos abrir desde Aplicaciones / Sonido y Video / QjackCtl.
Para arrancar el servidor debemos presionar el el botón Iniciar.  Cuando el servicio inicia, podremos ver su status en el display visual.Naturalmente Podremos detener el servicio por medio del botón Detener.
Lo procedente es que los distintos programas de audio se conectan a PulseAudio mediante, diremos, "cables virtuales". Normalmente se las hace desde un dispositivo de entrada de audio (clavijas de captura) hasta el programa de audio, y luego desde el programa de audio hasta las salidas de audio (clavijas de reproducción o playback). Todo este ruteo a través de "cables virtuales" se se hace automáticamente o a mano, y se administra desde el botón Conexiones.
La ventana de doble columnas se divide en Entradas y Salidas, y encontraremos los puertos de sonido físicos de nuestro sistema (bajo la categoría System) y las salidas y entradas de audio virtuales de los programas. De esta manera podremos encadenar no solo uno, sino múltiples programas, grabadores, racks de efectos, visualizadores de sonido, afinadores, y muchos etcéteras. Las posibilidades son excelentes y muy amplias.



Uso de JACK y PulseAudio a la vez
Lamentablemente, el resultado no siempre es lo exitoso que podríamos preveer. Uno de los problemas más comunes y decididamente molestos radica en que al
activar el servidor de audio JACK, las demás aplicaciones que no utilicen JACK específicamente dejarán de sonar. Por ejemplo, si deseamos abirir un navegador y reproducir un video en una pestaña, el video se congelará, hasta que cerremos JACK. Y esto mismo sucederá con todos los demás programas que empleen el servidor PulseAudio.

Ahora yo me pregunto. ¿Será el señor Aramburu a quien el Pueblo le va a obedecer y se va a poner a trabajar 20 horas si es preciso para arreglar JACK? ¿Este señor, que ha tenido en una época el baldón de haber fusilado a sus compañeros, de haber fusilado a sus propios amigos? Este hombre resistido por esa masa popular, ¿será el hombre que les pueda decir "compañeros trabajadores, como argentinos vamos a ponernos a trabajar 20 horas para rutear de nuevo el sonido de JACK a PulseAudio?" [guiña el ojo]

Naturalmente que yo ya he sido Presidente 10 años en la República Argentina, y no voy a ser más de lo que ya he sido, pero estoy listo para lo que me llamen [sonríe].  Tendremos que hacerlo nosotros.

La manera más sencilla para solucionar esto es usar un módulo que toma el audio enviado al paquete PulseAudio, y lo destina al servidor JACK por medio de sus clavijas virtuales. Para instalarlo abrimos una terminal e ingresamos:

 sudo apt-get install pulseaudio-module-jack

Luego debemos reiniciar el equipo. Podremos hacerlo desde la terminal con:

sudo reboot

El módulo debería cargarse automáticamente al iniciar JACK. De tal forma, iniciamos JACK con la interfaz QjackCtl como hicimos anteriormente. Si presionamos el botón Conexiones, ahora veremos que se ha agregado un dispositivo virtualizado nuevo, llamado PulseAudio JACK Source. Ya debería aparecer cableado normalmente.
Naturalmente, cualquier otro programa que utilice JACK se agregará a la lista de Conexiones (puedremos ejecutar varios programas que usen el servidor de sonido JACK a la vez). Asimismo, cualquier programa que utilice sonido a través de PulseAudio también continuará sonando, por medio del PulseAudio JACK Source. Con esto, habremos resuelto este problema de la República Argentina.


Indudablemente que esta suele ser la aplicación más deseada. Otro método podría ser el de "atar todo con alambre", y detener completamente todo proceso que emplee PulseAudio hasta que cerremos el servidor JACK.

Suspender PulseAudio mientras se usa JACK

Esta solución puede ser útil sólo a quienes usen programas que requieran JACK de manera eventual o temporal.

Para configurar esto entramos a QjackCtl y presionamos el botón Setup, y luego en la solapa Configuraciones presionamos la opción Avanzadas (Advanced). Dentro del campo "Prefijo del Servidor" deberíamos encontrar la ruta al servidor JACK. Podría indicar "/usr/bin/jackd", pero en otras distribuciones podría decir simplemente "jackd", o "jackstart". Lo importante es que por delante de este comando, debemos agregar el sufijo:

pasuspend -- 

...tal como se indica abajo

La tercera podría consistir en utilizar directamente un dispositivos de sonido independiente para PulseAudio y JACK. Obrar así no suele ser problemático en las computadoras de escritorio, ya que la gran mayoría trae sonido onboard, y les podemos agregar otra placa de sonido (incluso una veterana). En una portátil implicaría conectarle una placa de sonido externa USB.

La vinculación entre ambas placas de aidio puede hacerse analógicamente mediante un cable desde la salida Line Out a la entrada Line IN o Auxiliar de la otra, o digitalmente (para ello JACK nos permite modificar los puertos de salida para enviarlas a una dispositivo de audio específico.

Como resolver audio entrecortado y latencia en JACK
JACK viene configurado por defecto con valores estándares considerados adecuados para un uso práctico. Pero puede existir hardware de audio que requiera una configuración específica, o de lo contrario podría sufrir de "entrecortes en el audio" (con una reproducción con ruido rasposo o interrumpido). Esto puede suceder también en situaciones en la que nuestro hardware de audio sea lento por algún motivo.

JACK puede entonces configurarse como deseemos. Para ello abrimos el programa QjackCtl y presionamos el botón Setup.

En la solapa Configuraciones encontraremos la Frecuencia de Muestre (cuyo valor por defecto es 44100 Hz y está pensado para una calidad de CD de Audio). También encontraremos los cuadros por período (1024 es su valor por defecto) y la cantidad de períodos por buffer (suelen ser 2).

Si notamos que la reproducción de audio sufre de cortes breves ("dropouts", o XRUN en la jerga de JACK), podríamos aumentarlo subiendo los valores de cuadros por período, por ejemplo subiéndolo a 2048.

Debemos tener en cuenta que esto aumentará también los milisegundos de latencia del audio (que se verá indicada en la parte inferior derecha del cuadro). Normalmente JACK impide una latencia superior a los 500 milisegundos.

También debemos tener en cuenta que depende del hardware de sonido. En mi caso funciona óptimamente con 48000Hz / 2048 cuadros / 2 períodos.

Cualquier cambio realizado requiere reiniciar el servidor JACK, cosa que nos solicitará el mismo QjackCtl.

Frente a este problema la Argentina puede resolverlos de una sola manera: Trabajando. La descapitalización se corrige capitalizando al país, y la capitalización no es nada mas que trabajo acumulado. Pero mientras sigamos en este estado de cosas, la descapitalización seguirá adelante.

¿Qué se necesita hacer? Y... ¡hay que poner al pueblo Argentino a trabajar, como decían los alemanes, durante 20 horas si fuese posible!

Para eso hay que llegar al gobierno con hombres que satisfagan ese deseo, en dos aspectos. Primero, que el Pueblo tenga confianza en ellos y diga "nosotros, para esto, vamos a trabajar". Y segundo, hombres que sean capaces de cambiar el sistema. Porque el mal no está en la pobreza de la República Argentina, que es un país inmensamente rico, sino en el falso sistema que han adoptado que ha permitido la descapitalización de país, el latrocinio en todas formas, y la descomposición de nuestra economía. El fenómeno argentino es mas bien un fenómeno de desequilibrio mas que de pobreza.

sábado, 5 de enero de 2019

¿Cómo puedo grabar el audio de la computadora en Ubuntu?

 La casa de Navalmanzano 50 fue la residencia del Exilio Madrileño, desde donde Juan Perón se informaba del quehacer político argentino a través de una voluminosa correspondencia, con vistas a su futuro retorno. En una de sus epístolas de 1967 se hace patente su conocimiento sobre cómo grabar el retorno de audio de nuestra computadora en Ubuntu.

(...)

Dia a día me llegan a mi despacho en Puerta de Hierro consultas que hacen los trabajadores. Indudablemente que mi Retorno a la Patria es el tema fundamental de estas cariñosas epístolas.
Este anhelo es uno que tiene sin descanso no sólo a los Argentinos de bien, sino lamentablemente a una camarilla ignominiosa que no puede guardar mas que resquemores al Pueblo. Ellos no cejarán en sus objetivos inconfesables, y para vencerlos hemos de recurrir a la Unidad de nuestro Movimiento.

Pero no es  el único retorno sobre el que me consultan. Aquí los muchachos de Confederación General del Trabajo me preguntan cómo hacer para grabar el retorno del audio de computadora en Ubuntu. Desde ya que se refieren a capturar el audio que sale de los altavoces, natural.

Mas de uno lo ha hecho acercando un micrófono a los parlantes, pero si lo ha hecho así ha sido por malo, o por bruto.  Siempre es mejor el malo que el bruto. He visto un malo que se ha vuelto bueno, pero jamás he visto un bruto que se haya vuelto inteligente...

Pues bien señores, el manejo del audio no es cantar y hacer pasteles, por el simple motivo que el Capital anhela un quehacer privatista y antiobrero de los dispositivos de sonido. Nosotros esto lo hemos combatido , y el resultado es un controlador estándar para los sistemas GNU con Linux: el ALSA, que se encarga de controlar al hardware de sonido con la dulzura de la Abanderada de los Humildes. Entendimos que la mayoría necesita un sistema integrado sencillo y funcional. Con esta filosofía bienhechora, hubimos de crear un servidor que emplea ALSA: el PulseAudio, que viene instalado con Ubuntu. Como los Sindicatos se unen a la Confederación General del Trabajo, el PulseAudio se asocia al controlador ALSA de nuestro sistema operativo, a fin de disponer de los dispositivos de audio bajo un todo coherente.

Pulseaudio suele ser adecuado para la Masa popular hecha Partido. Su fortaleza es su sencillez. Normalmente contempla la grabación desde uno de los dispositivos analógicos conectados a nuestra placa madre por vez. Asimismo, la mayoría de los modelos de chipsets de audio han sido ya domados por el Justicialismo para que nos permitan indicarle desde cuál clavija de entrada de audio queremos grabar.

No es secreto para nadie que las placas madres tienen incorporadas una serie de clavijas analógicas miniplug de 3,5mm. Las más mentadas pueden traer seis, codificadas por color: rosa para el micrófono monoaural, azul para la entrada de línea estereo. La salida de línea analógica estéreo es verde. Las otras son para los parlantes sourround analógicos: delantero (blanco), trasero (naranja) y subwoofer (negro).
Lo procedente para escoger la entrada de audio que queremos usar es dirigirnos al menú Sistema / Preferencias / Hardware / Sonido. Se abrirá la ventana Preferencias de Sonido, en la cual debemos presionar la solapa Entrada. En el cuadro "Elegir los dipositivos para la entrada de Audio" deberían aàrecer los dispositivos de audio del sistema. Normalmente debería estar elegida la categoría Audio Interno Estéreo Anlalógico, dentro de la cual podríamos encontrar distintas entradas de audio (micrófono, micrófono interno, línea estéreo, etc)

En condiciones normales, cualesquiera que sea la que utilicemos para grabar, debemos asegurarnos que la opción "Silenciar" del Volúmen de Entrada esté desactivada, y que el mismo esté en un nivel lo suficientemente alto para que pueda capturarse. Con el vúmetro que aparece bajo el deslizador de volumen de entrada, podríamos revisar el nivel de ganancia de un micrófono o entrada de línea. Una buena regla sería la de asegurarnos que la señal nunca supere el 80% del recorrido del vúmetro.

Pues bien, esto era para grabar de algo conectado a la PC. Pero para grabar la mezcla de salida, que Braden podría conocer conocer como "Wave Out Mix", tenemos una opción especial en Ubuntu: se trata del Monitor de Audio Interno Estéreo Analógico. Este dispositivo de entrada de PulseAudio nos permite precisamente usarlo para grabar toda señal destinada a la clavija de altavoces. Puede ser útil para capturar el sonido generado por la computadora con un programa de grabación. Naturalmente, la señal grabada será la misma que sale por los altavoces.

Para hacer esto, en la ventana Preferencias de Sonido, debemos elegir la opción Monitor de Audio Interno Estéreo Analógico.

Nota: Tengamos en cuenta que como cualquier sonido o alerta sonora reproducida por la computadora será capturada con el "Monitor de Audio Interno Estéreo Analógico", cualquier otro sonido indeseado del sistema podría arruinar una grabación. Es por tal motivo que - a la hora de grabar con PulseAudio . debemos tener presente suprimir los programas que pudiesen generar audio indeseado, así como los efectos de sonido del Escritorio.

Ahora bien, puede suceder que no aparezca "Monitor de Audio Interno Estéreo Analógico" en la solapa Entrada, y no la podamos seleccionar. Esto se debe a que el cliente de audio provisto de fábrica con Ubuntu naturalmente está algo simplificado... Además existen múltiples chipsets de audio, y no todos cuentan con el espíritu peronista de traer esta opción activada por defecto...

Afortunadamente podremos suplir esto con Pavucontrol, el Control de Volumen para PulseAudio. Pavucontrol cumple la misma función que la ventana estándar Preferencias de Sonido, pero nos permite un control más detallado de las opciones de audio; podremos elegir un dispositivo de salida específico, regular los niveles de volúmen de manera controlada, regular el volumen con independencia de los canales izquierdo y derecho de cada una de las fuentes de sonido, etc. Con él también podremos activar la función de Monitoreo de Audio Analógico.

Para instalarlo abrimos una Terminal con Ctrl+Alt+T e ingresamos el siguiente Comando de Organización:

sudo apt install pavucontrol

Podremos ejecutarlo desde Aplicaciones / Sonido y Video / Control de Volumen de Pulseaudio.

En Pavucontrol hacemos clic en la solapa Dispositivos de Entrada, y en su parte inferior encontraremos el desplegable "Mostrar:". En él debemos asegurarnos de elegir  la opción "All input devices" ("todos los dispositivos de entrada") a fin de que se hagan visibles todos los dispositivos de entrada de audio que tengamos nuestro sistema. Debería ahora aparecer el "Monitor de Audio Interno Estero Analógico". Si hubiese varios dispositivos de entrada (por ejemplo Micrófono, Entrada de Línea, etc) podremos presionar el botón "Usar como Plan B") en aquellos que no nos interesan.
Al igual que con la ventana Preferencia de Sonido predeterminada de Ubuntu, en Pavucontrol podremos echar un vistazo a la barra-vúmetro a fin de controlar el nivel del retorno para la grabación de la salida de audio mezclada. Si bien os recomiendo usar un 100% de volúmen para capturar el sonido tal cual sale, bien podríamos experimentar con nuestro reproductor favorito de música, a fin de que nos otorgue una señal de prueba efectiva. En audio rige el mismo apotegma que usa el carpintero: medimos dos veces y cortamos una,

De esta manera, con algún software de grabación libre que use Pulseaudio, como el peronista Audacity, podremos grabar digitalmente nuestro flujo de audio antes de que salga analógica mente a través de nuestra clavija verde. Recordemos que la mayoría de las placas de sonido

Nunca viene mal saber que por si por algún motivo tuviésemos que resetear la configuración de PulseAudio, podremos hacerlo abriendo una Terminal con Ctrl+Alt+T e ingresando el siguiente Comando de Organización.

rm -r ~/.config/pulse; pulseaudio -k

jueves, 3 de enero de 2019

¿Cómo puedo grabar y producir audio multipista con Qtractor en Ubuntu?

Desde la célebre quinta "17 de Octubre" de Puerta de Hierro, Juan Perón enviaba sus consabidos mensajes magenetofónicos a la Masa. Gracias a la desgrabación de un tape Grundig Stereo de 70 metros, sabemos que el Conductor enseñó cómo grabar audio digital con Qtractor, el DAW multipista para Ubuntu.

¡Compañeros!

Este nuevo año que comienza es como siempre una gran oportunidad para hacerles llegar un fraternal abrazo, en especial a todos los muchachos congregados en las 62 organizaciones peronistas, y por su intermedio a todo el Pueblo Argentino.

Son estos los momentos en los cuales la Unidad se torna un aspecto fundamental de la lid. Cada uno en su lugar, dando todo por el bien común, que es el de los Argentinos. Nuestro objetivo no es otro que una Patria Libre, Justa y Soberana. Es asi que de esta unión de individualidades saldrá la fuerza que pondrá en nuestras sienes los laureles de la Victoria.

Naturalmente que puede haber alguno que tenga miedo "de lo que puede pasar con Perón en la Argentina", pero esos necios bien saben que si quieren leña, la tendrán.

No he ocultado el hecho que llevo en mis oídos la más maravillosa música, que es aquella producida con Software Libre. Eso es así porque las mejores melodías, suenan a coro y están grabadas en software multipista. Es así que - al igual que la lucha - cada instrumento musical otorga lo mejor de sí y aporta al conjunto orquestal, armónicamente dirigido por un Conductor.

Nadie puede hoy decir que a GNU con Linux le falta algo para convertirse en una excelente herramienta para el tratamiento del audio digital; gracias al Justicialismo ya es una potente herramienta en tal aspecto. Esto lo hemos declamado ya por más de 17 años.

Sin embargo, como todo en la vida, hemos de adquirir conocimientos que no siempre son sencillos y pocas veces se ofrecen gratis. Por tal motivo, nuestro Movimiento hará un aporte fundamental al campo de la lucha táctica. Con este conocimiento necesario, podremos grabar cualquier cosa, desde una locución, pasando por un demo, a una completa producción orquestal, e incluso la podremos hermosear para evitar que sonemos como un perro.
En el camino de la Liberación, hemos de contar con todo un herramental que nos sirva para todo tipo de quehaceres, y en el caso de la grabación de audio digital, qué mejor que Qtractor. Se trata de una completa y potente DAW (Estación de Trabajo de Audio Digital), con muy buenas posibilidades, en la línea de los famosos Cakewalk Home $tudio, Rea$on o Pro Tool$, por nombrar sólo algunos. Esta estación de trabajo digital opera con el servidor de sonido JACK, liberada bajo licencia GNU GPLv2, es gratuita, y se encuentra aceptablemente traducida al castellano.

La instalacion del Qtracktor es sencilla. Simplemente abrimos una terminal con Ctrl+Alt+T e ingresamos:

sudo apt update
sudo apt install qtractor
sudo apt install ubuntustudio-audio-plugins

El programa nos sugerirá instalar JACKD si no lo tenemos instalado. Debemos indicar que si.

Para ejecutarlo vamos a Aplicaciones / Sonido y Video / Qtractor.

Al arrancar, Qtractor debería iniciar automáticamente el servidor de sonido JACK y dar inicio al conexionado de nuestros dispositivos de captura y reproducción de audio al servidor (normalmente, nuestra placa de sonido).

Los programas de edición de audio normalmente cuentan con los llamados buses, o sea un recorrido de señal de audio. Dispondremos por defecto de un bus estéreo de "entrada" (normalmente ocupado por los dispositivos de captura de audio de nuestro equipo) y otro estéreo de salida principal o "Master" (normalmente ocupado por las salidas de reproducción - playback de audio - del sistema).
Desde el menú Ver / Buses... Podremos crear buses adicionales, tanto de entrada, como salida, y Full Duplex. También iniciará por defecto el auto-monitoreo del audio de entrada, pero esto puede ser incómodo, de modo que podremos activar o desactivar el auto-monitoreo por medio de F6.

Naturalmente, si contamos  con hardware de sonido avanzado con varias entradas y salidas, podríamos grabar digitalmente tanto individual como simultáneamente desde todas ellas.
Si conectamos un micrófono USB, Qtractor lo configurará como parte del bus de entrada de manera automática (muy fácil para hacer doblajes, locuciones multipista, etc).

Como en todos los programas de este tipo, si producimos música lo ideal es comenzar estableciendo el tempo que vayamos a utilizar. Esto nos permitirá luego hacer mucho más fácil la edición pues podremos trabajar por compases y sectores rítmicos en la línea de tiempo. Estos se organizan desde el menú Ver / Mapa de tiempo/marcadores.
Naturalmente, si utilizamos un maquetado MIDI no suele haber problemas, pero si reestructuramos el tiempo más tarde utilizando clips de audio, podríamos tener que recurrir a transportar los clips de audio nuevamente.
La interfaz básica hace uso de un selector de pistas (de audio o MIDI) en la parte derecha de la pantalla, y una línea de tiempo programable.

El selector de pistas nos permite organizar nuestras "pistas" que podemos usar para el despliegue instrumental. Podemos crear nuevas pistas con Shift+Insert, desde el menú Pistas / Agregar Pista..., o directamente arrastrando un clip de audio a la línea de tiempo y Qtractor la creará por nosotros. En el caso de las pistas de audio, por defecto recibirán Entrada estéreo a través del Bus de Entrada y la Salida a través del bus Master (lo cual garantiza que podamos grabar en la pista y oírlas al reproducir).

Dentro del selector de pistas, cada una de ellas puede tener un color, lo que nunca viene mal para ordenarlas por secciones coloridas dependiendo de su uso. Cada pista cuenta con los tradicionales botones de acción individual para enmudecerlos (M), activarlos en modo solista (S) o armarlas para grabación (R).

Grabación
Podremos grabar con monitoreo de retorno o sin el. Si grabamos sin monitoreo, debemos controlar previamente el volúmen de grabación (ganancia de entrada) de manera tal que este no supere el 70% del vúmetro.
Debemos elegir la/s pista/s a grabar, y "armarla para grabación" presionando en el botón R y luego podremos presionar el botón "Grabar" para dar inicio a la captura sonora. Como segunda opción podremos programar un "conteo de compás con metrónomo" y grabar. Asimismo, como una muy útil opción, podremos programar un sector punch-in, de manera de poder monitorear el tema, y que Qreactor abra y cierre la grabación dentro de un área específica de tiempo, preestablecida dentro de la/s pista/s armadas para grabación. Esto puede ser extremadamente útil si estamos haciendo un trabajo multipista y deseamos agregar adornos o acompañamientos en un momento específico de la canción, o queremos sobregrabar sobre un error en la grabación.

De esta forma podremos ir estructurando la grabación de nuestra composición.

Nota: La cantidad de canales a grabarse en cada pista está determinada por el contador de canales del bus de Entrada. Si usamos el Bus de Entrada Master que por defecto es estéreo (2 canales) para grabar una pista, se capturarán grabará dos canales de datos, uno izquierdo y otro derecho). Si usamos estas pistas estéreo para grabar una fuente monoaural como un micrófono o una guitarra, veremos que sólo se registrará audio en un solo canal, o a lo sumo lograremos el mismo audio duplicado en el canal izquierdo y derecho, desperdiciando espacio de disco. Conviene preparar una pista monocanal para este tipo de planes. Para ello creamos un bus de entrada mono, asegurándonos que esté conectada a la fuente externa mono (micrófono o instrumento) que querramos grabar. Como salida podremos usar la Master estéreo, y la entrada mono se duplicará sin requerir mayor espacio de disco.

El formato de grabación por defecto de Qtractor es el Microsoft WAV estéreo de 16 bits a 44.1 kHz, adecuado para un CD de audio, pero bien podremos elegir otros formatos de trabajo de mayor calidad desde el menú Ver / Opciones, específicamente en la solapa Audio. Encontramos múltiples formatos de audio libres o privativos, tanto sin compresión como con compresión (con o sin pérdida): OGG, OGG-Vorbis, Apple CAF, FLAC, AIFF, etc.

Dentro de la línea de tiempo podremos desplazarnos, y configurar su nivel de zoom - tanto horizontal (tiempo) como verticalmente (amplitud del audio) - desde los íconos localizados en la parte inferior derecha de la pantalla. Normalmente se utiliza el botón de la rueda de scroll del mouse para posicionar el "cabezal de reproducción" (indicado con una línea vertical roja) dentro de la línea de tiempo. Asimismo, podremos utilizar los botones del control de transporte (los clásicos "rebobinar", "avanzar", "reproducir", "detener". También sobre esta línea de tiempo podremos programa un bucles o loop, a fin de poder establecer un inicio y un final de tiempo (con el botón izquierdo y derecho del mouse), a fin de que el cabezal de reproducción haga bucles sobre ellos para "repetir como disco rayado" un sector del sonido que queramos escuchar en detalle.


Desde el desplegable "pulse", podremos indicar la resolución del anclaje en tempo de nuestro trabajo. Esto hace que las selecciones se ajusten al compás de grabación: si seleccionamos pulso/2 utilizará una resolución de medio compás, pulso/4 usará un cuarto de compás, y así sucesivamente hasta una resolución máxima de 128avo de compás. Esto es fundamental en el caso que tengamos que realizar desplazamientos en el tiempo de los clips de audio, pues Qtractor los "engancha" en el ritmo adecuado. Si lo ponemos en "Ninguno" lo desactivamos, y podemos desplazar los clips libremente sin anclaje alguno. Para mover los clips en tiempo, lo podemos realizar seleccionado uno o varios de ellos y utilizando la Flecha Izquierda y Flecha Derecha del cursor para adelantarlo o atrasarlo dentro de la línea de tiempo.

La mesa de mezcla es otro componente del herramental de Qtractor. Horizontalmente se divide en tres sectores: a la izquierda los buses de entrada (audio y MIDI , al centro los faders individuales de cada pista, y el bus de salida a la derecha. Todos ellos son monitoreables si nuestro hardware de sonido es "full duplex".

Al reproducir, los vúmetros individuales nos graficarán el nivel del audio de cada pista, y por medio del bus "Master" de salida se nos indicará el nivel total unificado. Asimismo, cada pista cuenta con los botones Mute, Solo y Record y un slider de "paneo"; esto nos permite disparar las opciones de escucha y grabación desde la misma mezcladora gráfica, así como balancear el espectro estéreo del sonido desde allí.

La mesa de mezcla es el lugar ideal para manejar los plugins, de los cuales existe una enorme lista disponible. Se trata de programas de tratamiento de audio adosables, que emulan los costosos racks de efectos de los estudios de grabación más mentados. Los agregamos con clic derecho del mouse sobre el cabezal de la pista en la mesa de mezcla, de manera similar a Reason u otros editores de audio de ese estilo.

Cada plugin cuenta con un pequeño LED verde individual, que nos permite activarlo o desactivarlo de ser necesario. Si hacemos doble clic sobre el nombre del plugin, podremos modificar sus parámetros especificos.
No hay dudas que los plugins requieren potencia computacional para funcionar, pero hoy en día, un sistema GNU con Linux hace que las mas alocadas cadenas de efectos sean sólo fardos en la caja de nuestro Rastrojero.

La lista de plugins es bien amplia: existen filtros pasa-bajos, pasa-altos, ecualizadores gráficos, multibanda, o paramétricos, procesadores de efectos como distorsionadores, retrasos (delays), emuladores de cinta magnetofónica, vinilo, reverberación, coro, compresores, limitadores, etc.

Los plugins se pueden agregar individualmente en cada pista, o se pueden usar en un conjunto de pistas por medio del uso de buses de salida adicionales (lo que ahorra potencia computacional). Si procedemos de esta manera, podremos crear un bus auxiliar de salida (estéreo o mono) y agregarle a este los plugins deseados. Luego, hacemos que la salida de las pistas deseadas se dirijan al bus con efectos, y de allí se dirigirán al bus de salida "Master".
Otro aspecto útil que terminan de redondear al programa es su sencilla asociación con controladores MIDI externos, y la función de grabado de los automatizados de los faders y efectos. Gracias a ello podremos reproducir en pantalla el movimiento de la gran mayoría de los controles como si de una espectacular mesa de mezclas motorizada se tratara.

Ecualización
Indudablemente que junto con la compresión, la ecualización es uno de los primeros y más importantes pasos que debemos realizar durante el mezclado de las pistas.

Ecualizar es un arte, y naturalmente conociendo su técnica y teoría lograremos mejores resultados que que ignorándolos. Sin embargo, con estos principios simples y genéricos podremos ensayar una pintura adecuada del sonido. Debemos atenuar o resaltar ciertas bandas de frecuencias, de manera tal que nuestra música se transforme en un "todo" coherente.

Antes que nada necesitamos considerar el espectro de frecuencias completo de las vibraciones sonoras. El oído humano capta entre los 50 y los 20.000 Hertz. Los ecualizadores nos permiten controlar las bandas de acuerdo a lo que necesitamos. Hemos de realizar un pasaje rápido del espectro de frecuencias del sonido, para identificar hacia qué banda dirigirnos cuando tenemos un problema. Reconociendo cómo suenan las diferentes frecuencias, seremos más rápidos y efectivos en detectar qué coloratura es la que está fallando. Naturalmente que una buena carta de frecuencias puede ayudar.

Banda subsónica (por debajo de los 45-100Hz): Las frecuencias de la base del espectro (a la izquierda del ecualizador gráfico) son las que agregan cuerpo a los instrumentos bajos como el bombo, tambores de piso, los tambores y el bajo eléctrico. Debemos cortar (aplicar cut-off o atenuar) en el área de los 50-100Hz si los bajos se hacen muy retumbantes e interfieren con la claridad de la parte baja de nuestra mezcla. También podemos agregar un punch extra a los compases en la música bailable, ya que le agregar una dimensión mayor al acompasamiento del bajo y el bombo. Por debajo de los 50hz no se oye pero se siente a través de los altavoces grandes (subwoofer)

Banda de los 100Hz: Si elevamos esta banda crispamos los instrumentos de baja frecuencia. Le agrega cuerpo a la guitarra y al redoblante. Es una banda sensible pyes excedernos ensucia o agrega un sonido pastoso, de modo que se debe usar en pistas aisladas o con cuidado en la mezcla general. Si la reducimos con un un corte de atenuación ("cut-off") esta banda puede agregar claridad en el área de bajos del espectro sonoro. También le agrega calidez al piano y los cornos.

Banda de los 200 Hz: Esta es la "banda barrosa" pues empasta el sonido. Si necesitamos aumentarla, le agregará cuerpo a los vientos y al redoblante así como le dará a las
guitarras un sonido más lleno. Si aún estamos peleando con un sonido
pastoso, podemos aplicar un suave corte en la banda en la mezcla maestra.

Banda de los 300/600 Hz: Hacer un corte aquí incrementará el punch del bombo. Reducirá el bombeo y le dará un sonido mas grueso. Ampliar a 400 Hz puede agregar claridad a las líneas de bajo, especialmente cuando se mezcla para altavoces pequeños.

Banda de los 700/800 Hz: Elevar la banda de 700/900 Hz puede levantar la línea de bajos sin saturar el rango bajo. Si estamos apuntando a los harmónicos superiores para hacerlos audibles en la mezcla, mientras que dejamos que el bajo suene por si mismo solo. Reducir la banda de 800 Hz saca el sonido barato de una guitarra acústica así como reduce el sonido DI de una electroacústica.

Banda de 1/4 kHz: Elevamos el rango de los 1,5 kHz para hacer más picante el sonido de las cuerdas del bajo eléctrico. Lo atenuamos en cut-off par reducir el sonido nasal de las voces. El espectro de los 3 kHz agrega ataque a casi todo. Le da mas punch de los acordes de guitarra acústica. Le da presencia a las partes de piano, especialmente si hemos tuvimos que atenuarle los bajos. Agrega claridad de la voz. Podemos cortar esta banda de las guitarras eléctricas para hacer lugar a las voces si tenemos problemas entre ambas pistas. Si aumentamos la banda entre 2 y 4 kHz contra-atenuaremos el efecto de bombeo del bombo.

Banda de los 5 kHz: Agrega una presencia extra a las voces. Eleva el ataque de los tambores. Cortarlo hará que los instrumentos suenen mas distantes de modo que podemos atenuar en esta banda si necesitamos hacer retroceder una pista sin usar una reducción de volumen.

Banda de los 7KHz: Podemos usarlo un corte que apunte al rango entre 6 y 8 kHz para reducir el seseo en las voces (la frecuencia exacta depende del cantante). Elevar la banda puede agregar un extra de vida a las voces apagadas. También ayuda a lograr un sonido más picado en el contrabajo (mezclas de jazz). Si lo subimos de forma ranurada (o pico) en el ecualizador paramétrico, podremos para agregarle "filo" a los sintetizadores, guitarras de rock y el piano sin necesitar de distorsionadores..

Banda de los 10 kHz y por encima: De forma general, por encima de los 10 kHz agregamos aire y brillo agudo a los instrumentos. No siempre suena bien de modo que no debemos ir aumentando todo aquí excesivamente, ya que rápidamente puede resultar en una sonido excesivamente brillante y "pasado".


Los errores más extendidos suelen ser el hacer una mezcla excesivamente "pesada" de bajos, lo que redunda en el efecto indeseado de la "pelota de bajos". También podemos excedernos en los brillos de los agudos. Este problema se verá agravado pues a la hora de la reproducción, ya muchos reproductores cuentan con ecualizadores gráficos con una curva "en forma de sonrisa" que exacerban estos problemas (ecualizaciones "Pop/Classic/Jazz"). El secreto de la mezcla de bajada es tener la precaución de  aplanar relativamente el sonido una una contracurva "triste" poco peraltada. Para ello podremos usar un buen plugin ecualizador como el EQ4Q:
Naturalmente debemos seleccionar bien dónde cortar los tonos bajos y altos. Una opción genérica es crear una caídas poco peraltadas desde los 45Hz a los 100Hz para que actúe como atenuador de bajos, así como una caída lenta (con on sin "joroba") que atenúe un 50% todo por encima de los 10,5Khz. Esto  suele ser suficiente.

Downmix

El paso final es exportar una bajada o downmix de todas las pistas a un único archivo de audio, normalmente en formato estéreo. Para ello debemos seleccionar las pistas deseadas dentro del selector de pistas con Ctrl+clic del botón derecho del ratón. Luego vamos al menú Pistas / Exportar pistas / Audio.
En la ventana Exportar Audio Debemos seleccionar el bus Master, e indicar una ruta y nombre de archivo para que allí se cree la bajada, y presionar Aceptar. Qtractor se encargará de procesar la bajada de mezcla en un archivo de audio final.

Si necesitamos documentación, podremos encontrar el manual en la Wiki oficial de Qtractor aquí. Si por algun motivo tenemos que eliminar la configuración de Qtractor, podremos hacerlo con el comando:

rm ~/.config/rncbc.org/Qtractor.conf

sábado, 29 de diciembre de 2018

¿Cómo emulo una placa de sonido Sound Blaster AWE-32 en DOSbox en Ubuntu?

En pleno aeropuerto De Gaulle en París, Juan Perón anuncia a los periodistas allí reunidos sobre su inminente regreso a la Argentina y explica cómo emular el clásico sonido MIDI de una placa AWE-32 en juegos MS-DOS emulados bajo DOSbox en Ubuntu.

¡Compañeros!

Indudablemente que un sistema operativo de alcance popular como los es GNU con Linux - y Ubuntu como su distribución particular - ha de presentar todas las capacidades que anhelan los hombres. Desde un inicio nuestro Movimiento se ha concentrado - por tanto - en hacerlo modular y capaz de afrontar las más elevadas exigencias en pos del bienestar de los hombres.
Esto es así pues encadenar el uso de herramientas para disímiles usos es lo que torna a un sistema poderoso. Esto es lo adecuado y también lo justo.

No quedan dudas para nadie que el emulador DOSbox cuenta con una emulación sobresaliente del audio Sound Blaster FM de dicha Era, es cierto que no emula todas las posibilidades de las placas de sonido mas avanzadas de entonces, en particular, del modelo Sound Blaster AWE-32. Los juegos de MS-DOS compatibles con la placa de sonido AWE-32 reproducían mejor la música secuenciada MIDI gracias al chip EMU8000, que no está actualmente emulado nativamente en DOSbox.

La Creative Labs Sound Blaster AWE-32 (1994) - si bien contaba con el chip sintetizador Yamaha OPL3 para música FM - incorporó por primera vez un sintetizador EMU8000 específico que utilizaba síntesis por modulación PCM, y podía aplicar efectos de reverberación y coro para enriquecer la música. Utilizaba muestras de instrumentos digitalizados y los resultados eran más realistas que los posibles a través del uso de síntesis FM. La placa incluía 1MB de memoria ROM con un banco de 128 instrumentos mas un patch percusivo, pregrabados según la norma "General MIDI", y adicionalmente incorporaba dos ranuras para memoria RAM para totalizar unos 28 MB para bancos de sonidos de usuario a través de software especializado (los llamados "Soundfonts").


Como resultado de los problemas indicados, algunos juegos suenen tristísimos con música de la SoundBlaster 16. ¿Cómo podemos hacerlos sonar como lo hacíamos con la poderosa AWE-32?

Pues bien señores, gracias al Justicialismo podremos hacer uso de la peronista modularidad de Ubuntu, y gracias a ella realizar un "puenteo sonoro" utilizando un sintetizador virtual asociado a DOSbox, al cual dotaremos de un archivo Soundfont copiado de la memoria ROM de la AWE-32.


Esto podría sonar difícil, pero os instruiré de manera paternal y Justicialista. Ya he explicado cómo utilizar archivos de Soundfonts para reproducir ficheros de musica MIDI aquí. Por otro lado, es necesario tener ya instalado y configurado en nuestro sistema al emulador DOSbox como os he indicado aquí.

Conforme tengamos esto, ya podremos abocarnos a replicar la AWE-32 en Ubuntu. Primero instalaremos el sintetizador virtual Fluidsynth y el frontend gráfico Qsynth para poder usarlo fácilmente. Para tal objetivo, abrimos una Terminal con Ctrl+Alt+T e ingresamos los siguientes comandos de organización:

sudo apt update
sudo apt install fluidsynth qsynth dosbox


Acto seguido, reiniciamos el sistema con:

sudo reboot

Al volver ya estará finalizada la instalación del sintetizador virtual e iniciado éste, pero para que cumpla su función hemos de descargar el Soundfont con los instrumentos de la placa de sonido AWE32, e instalarlo. Para ello abro nuevamente una terminal con Ctrl+Alt+T e ingreso:

cd ~/Descargas/
wget http://www.zlizeq.com/Files/1mgm.zip
unzip 1mgm.zip
sudo mv 1mgm.sf2 /usr/share/sounds/sf2/awe32.sf2


Ahora abrimos el front-end Qsynth desde Aplicaciones / Sonido y Video / Qsynth. Este programa en forma de panel nos permite configurar el sintetizador virtual FluidSynth de manera gráfica y relativamente sencilla.
Para configurarlo debo presionar el botón Setup...

Se abrirá la ventana de configuración "Qsynth Setup". En ella tendremos la solapa "MIDI", en la que nos debemos asegurar de tildar la opción "Enable MIDI Input" para activar la escucha de mensajes MIDI que vendrán del emulador DOSbox. Reviso que el controlador MIDI sea "alsa_seq", y que el modo de selección de bancos MIDI sea "gm" para "General MIDI".
En la solapa "Soundfonts" presiono el botón "Open...". Se abrirá una ventana que nos mostrará los Soundfonts localizados en la carpeta /usr/share/sounds/sf2/. Elegimos el soundfont awe32.sf2 y presionamos el botón "Abrir". Con ello agregaremos este soundfont a la lista de soundfonts utilizables.

Hemos de tener en cuenta que si hubiese varios soundfonts listados, Qsynth  siempre utilizará el último de la lista. Por ello debemos seleccionar el awe32.sf2 y presionar el botón Down para bajarlo de posición hasta que quede último.

Al presionar el botón Aceptar, surgirá un alerta advirtiendo que tenemos que reiniciar el sintetizador virtual FluidSynth para que los cambios surtan efecto. Presionamos el botón Si y se habrá iniciado ya el sintetizador con el soundfont de la AWE32, quedando a la escucha de mensajes MIDI.
Acto seguido y sin cerrar el Qsynth, debemos configurar por única vez el emulador DOSbox para que utilice como salida MIDI al sintetizador virtual FluidSynth que hemos configurado. Para ello debemos conocer cuál número de Cliente MIDI utilizado por FluidSynth en nuestro sistema particular. Con tal fin, en la Terminal le ingresamos el comando:

aconnect -o

...y el sistema nos devolverá algo como:

cliente 14: «Midi Through» [tipo=kernel]
    0 'Midi Through Port-0'
cliente 128: «TiMidity» [tipo=usuario,pid=907]
    0 'TiMidity port 0 '
    1 'TiMidity port 1 '
    2 'TiMidity port 2 '
    3 'TiMidity port 3 '
cliente 129: «FLUID Synth (5116)» [tipo=usuario,pid=5116]
    0 'Synth input port (5116:0)'


Naturalmente, en vuestro caso dicho número 129 podría variar. Debemos anotar cual es. Ahora editamos el archivo de configuración de DOSbox mediante el comando:

nano ~/.dosbox/dosbox-0.74.conf

...se abrirá el editor GNU Nano con el archivo de configuración dosbox-0.74.conf. Dentro de este archivo, buscaremos la sección [midi] y la modificamos para que la variable mpu401 tenga el indicador intelligent, y la variable midiconfig tenga el número de cliente de FluidSynth seguido por :0, de la siguiente manera:

mpu401=intelligent
mididevice=default
midiconfig=129:0




(naturalmente vosotros cambiarán el 129 por su número de cliente particular, pero siempre va finalizado de :0. Conforme esté editado de tal manera, guardamos los cambios realizados con Ctrl+o y saldremos del editor GNU Nano con Ctrl+x.

Ahora, con el Qsynth encendido, ya podremos abrir DOSbox desde Aplicaciones / Juegos / Emulador DOSbox y configurar o instalar los juegos que querramos.

En mi caso utilizaré los conocidos juegos de estrategia en tiempo real Warcraft: Orcos vs. Humanos y Warcraft II: Tides of Darkness como ejemplos.

Debemos asegurarnos de configurar los juegos para utilizar el dispositivo General MIDI como salida de música (incluso si existiese la opción AWE-32), y Sound Blaster como salida de audio. A tal fin, la mayoría de los juegos contaban con una rutina de configuración de audio durante su instalación en MS-DOS o posterior a ella. Normalmente se llamaba setup o install y se encontraban en el mismo directorio del juego.

En el caso del Warcraft 2 esta configuración se hacía por medio del comando setup, y podíamos configurar tanto la salida de audio digital (SoundBlaster 16) y General MIDI como la música secuenciada MIDI.

En otros juegos podría solicitársenos que ingresáramos a mano los datos de la placa de sonido Esto era algo normal en la Era DOS, y debemos utilizar los valores estándares que eran Dirección 220, Interrupción IRQ 5, y Canal DMA 1. Si se nos solicita la dirección del Canal MIDI o del canal Roland, también debemos usar la estándar, que era 330 o H330. Un ejemplo de este tipo era el clásico Duke3D:
Una vez configurado el audio digital, ya podremos iniciar el juego propiamente dicho.
 En el panel de Qsynth debería indicarse actividad MIDI por medio del testigo verde en la parte inferior del control. También debería escucharse la música MIDI a través del soundfont, como si de una real AWE-32 se tratara.


...¡y ya podremos oir el juego con una música similar a la clásica Sound Blaster AWE-32 en Ubuntu!

Si la música suena fuerte o débil podremos utilizar le control "Gain" del panel Qsynth para ajustar su volumen y emparejarlo con el de la salida de audio digital. También podríamos activar las opciones de Reverb y Chorus para darle efectos de eco/reverberación y coro, para que la música no suene tan "seca". Los valores bajos eran los que utilizaba la AWE-32 original, pero podremos regularlos como deseemos.

Asimismo, algunos juegos contaban con un regulador de volumen interno para el los efectos de sonido de audio digitalizado (SFX) o de la música MIDI a través de una interfaz especial, que también podríamos querer utilizar para equilibrar el sonido y la música.
Indudablemente que en lugar del soundfont awe32.sf2, podremos utilizar otros mucho más logrados, y hacer que los veteranos juegos suenen como una orquesta hecha y derecha. A tal fin existen muchos soundfont "General MIDI" gratuitos que podremos descargar, como os he indicado.

jueves, 27 de diciembre de 2018

¿Cómo instalo el controlador para AMD Radeon en Ubuntu?


Al anunciar una candidatura relámpago, Juan Perón pronuncia un discurso el 12 de febrero de 1946, donde anuncia los alcances de la redención social que impondrá el Movimiento Nacional Justicialista, y explica cómo instalar controladores para las placas de video AMD Radeon en Ubuntu.

¡Trabajadores!

Llego a vuestra presencia con la emoción que me produce sentirme confundido entre este mar humano de conciencias honradas; de estas conciencias de criollos auténticos que no se doblan frente a las adversidades, ¡prefieren morir de hambre antes que comer el amargo pan de la traición!

Llego a vosotros para deciros que no estáis solos en vuestros anhelos de redención social, sino que los mismos ideales sostienen nuestros hermanos de toda la vastedad de nuestra tierra gaucha. ¡Vengo conmovido por el sentimiento unánime manifestado a través de campos, montes, ríos, esteros y montañas! ¡Vengo conmovido por el eco resonante de una sola voluntad colectiva; la de que el pueblo sea realmente libre, para que de una vez por todas quede libre de la esclavitud económica que le agobia!

Y aún diría más: que le agobia como antes le ha oprimido y que si no lograra independizarse ahora, aún le vejaría más en el porvenir. ¡Le oprimiría hasta dejar a la clase obrera sin fuerzas para alcanzar la redención social que vamos a conquistar antes de quince días!
En la mente de quienes concibieron y gestaron la Revolución del 4 de
Junio estaba fija la idea de la redención social de nuestra Patria. Este
movimiento inicial no fue una "militarada" más, no fue un golpe "cuartelero" más, como algunos se complacen en repetir; fue una chispa que el 17 de octubre encendió la hoguera en la que han de crepitar hasta consumirse los restos del feudalismo que aún asoma por tierra americana.

Porque hemos venido a terminar con una moral social que permitía que los trabajadores tuviesen para comer sólo lo que se les diera por voluntad patronal y no por deber impuesto por la justicia distributiva. Se acusa a nuestro movimiento de ser enemigo de la libertad. Pero yo apelo a vuestra conciencia, a la conciencia de los hombres libres de nuestra Patria y del mundo entero, para que me responda honestamente si oponerse a que los hombres sean explotados y envilecidos obedece a un móvil liberticida.

No debemos contemplar tan sólo lo que pasa en el "centro" de la ciudad de Buenos Aires; no debemos considerar la realidad social del país como una simple prolongación de las calles centrales bien asfaltadas, iluminadas y civilizadas; debemos considerar la vida triste y sin esperanzas de nuestros hermanos de tierra adentro, en cuyos ojos he podido percibir el centelleo de esta esperanza de redención.

Tampoco podemos centrarnos en los controladores más básicos y de las marcas más caras: ¡también hemos de poder instalar en nuestro sistema los controladores que hagan más efectiva la velocidad y performance de video que todos anhelamos!

Es por ello que si contamos con placas de video AMD, podremos optar ciertamente por varios tipos de controladores de video, ¡para que cada uno tenga lo que desea en bien común y en Justicia Social!

Controladores abiertos:

A menos que tengamos requerimientos específicos, los controladores abiertos AMD Radeon disponibles como parte del proyecto Mesa y disponibles en el repositorio estándar de Ubuntu son suficientes para que la Masa Popular pueda hacer funcionar sus placas de video AMD Radeon como claman desde la creación de la Patria. Gracias a nuestro Movimiento, es muy probable que ya los controladores AMD Radeon (que vienen con el sistema) ya estén instalados en nuestro Ubuntu desde la hora de la instalación inicial.

Ahora bien, para conocer el estado de nuestra placa AMD Radeon (y cualquier otra VGA, por caso), podremos abrir una terminal con Ctrl+Alt+T e ingresar el siguiente comando de organización:

lspci -vnn | grep 'VGA' 

Al darle entrada, el sistema debería devolvernos algo como:

01:00.0 VGA compatible controller [0300]: Advanced Micro Devices, Inc. [AMD/ATI] Tobago PRO [Radeon R7 360 / R9 360 OEM] [1002:665f] (rev 81) (prog-if 00 [VGA controller])

Pues bien señores, para revisar la versión instalada del controlador AMD Radeon, primero deberíamos instalar el paquete mesa-utils. Para ello ingresaremos:

sudo apt install mesa-utils

Una vez que se instale, ejecutamos el comando glxinfo para recoger más información de la instalación local del controlador de video. Para ello ingresamos:

glxinfo -B

En la terminal aparecerán los detalles necesario sobre las versiones de los distintos componentes del stack de video, (esto es, el diagnóstico de la cantidad de memoria de video instalada en placa, número de nucleos de la unidad de procesamiento gráfico, versiones del o los generadores de shaders, cores de renderizado, y muchos etcéteras técnicos).
Mesa AMD Radeon graphic card driver support on Ubuntu 18.10
Sepan argentinos que el soporte del controlador Mesa para las placas de video AMD Radeon bajo Ubuntu 18.04LTS y superiores suele ser adecuado y carecer de problemas...

Repositorio PPA

Pero no todo puede relucir en la justa medida para el Pueblo. En el caso de que por alguna razón el controlador abierto Mesa incorporado por defecto de Ubuntu no da la performance deseada en nuestra placa de video AMD Radeon, podríamos querer experimentar con la actualización a una nueva versión del controlador por medio de un repositorio PPA de terceros. Naturalmente que este no es el proceder más recomendado pues podríamos terminar con un sistema que no pueda iniciar en modo gráfico si las cosas no salen bien. Pero si a nuestro sistema no le debemos un uso crítico y controlado, podremos proceder experimentalmente, ser peronistas "pelo en pecho", y utilizar un controlador ajeno.

Para agregar el repositorio abrimos una terminal con Ctrl+Alt+T e ingresamos el siguiente comando de organización:

sudo add-apt-repository ppa:oibaf/graphics-drivers

...aparecerá el mensaje si deseamos agregar el repositorio, debemos presionar Enter para confirmarlo. Luego ingresamos

sudo upgrade

Luego reiniciamos el sistema con:

sudo reboot

Soporte AMD Radeon oficial

En caso de que tengamos requerimientos específicos podemos intentar instalar el controlador oficial amdgpu-pro. Su desventaja es el de ser privativo, lo cual significa que la responsabilidad de su mantenimiento recae en el fabricante y no en nuestro sistema operativo. ¡Sea entonces!

Para ello nos dirigimos a la web oficial Web de Descarga de AMD y buscamos el controlador amdgpu-pro para nuestra placa de video AMD VGA.

Acto seguido debemos escoger nuestro sistema y arquitectura. Por ejemplo, podremos escoger Ubuntu x86 de 64 bits, pero también tendremos disponible para la veja arquitectura de 32 bits si es que la utilizamos.
Official AMD driver download page
El controlador amdgpu-pro debería estar disponible en forma de un archivo empaquetado llamado amdgpu-pro-*.tar.xz. Debemos cambiar el * por la versión del archivo descargado, que naturalmente puede variar de acuerdo a la fecha (normalmente se usa el número de versión para el año y mes, por ejemplo 18.12 sería diciembre de 2018). Una vez que hayamos descargado el paquete amdgpu-pro, lo descomprimimos y lo ejecutamos. Como normalmente la descarga se realiza a nuestra carpeta /Descargas, los comandos para realizar tal cometido serían:
cd ~/Descargas
tar -xf amdgpu-pro-*.tar.xz
cd amdgpu-*/
./amdgpu-pro-install -y
Una vez instalado el controlador, reiniciamos el sistema con:
sudo reboot

Para más información sobre cómo instalar el controlador amdgpu-pro en un sistema Ubuntu también podremos consultar la documentación oficial en la Página de documentación AMD.

En todo caso, podremos utilizar un simple programa glxgears -fullscreen para mostrar unos engranajes 3D y evaluar el funcionamiento básico del stack de video acelerado en Ubuntu. Podremos cerrar el programa con Alt+F4 o con Ctrl+c.