viernes, 31 de mayo de 2019

¿Cómo instalo Krita 4.2 en Ubuntu?

En un discurso pronunciado en el almuerzo ofrecido por los jefes y oficiales de la Guanición Campo de Mayo al General Perón y a su esposa el 10 de marzo de 1949, el Conductor expone las etapas del planeamiento organizado y explica cómo instalar la última versión del graficador Krita en Ubuntu.


Señores:

Soldado en el fondo, hice conocimiento de la situación, realice la apreciación de la misma y tome una resolución como lo hacen ustedes todos los días. Por otra parte desde Aristóteles - quien indico este método - hasta nuestros días, nadie ha descubierto ningún otro más completo ni perfecto para que el entendimiento humano pueda ponerse racionalmente en marcha

¿En qué consiste y qué es cada una de las partes del método de la acción? Primeramente en especificar la situación, segundo, la apreciación de esa situación; y tercero, la resolución que surge de esa apreciación de la situación que hemos contemplado.Vale decir, que de la situación y de la apreciación, o sea del fenómeno y del análisis, fluye lo que hay que hacer.

En este caso era obvio: la imposibilidad de contar con la última versión del paquete graficador de software libre Krita, orientado a la pintura digital con los más altos estándares profesionales del arte gráfico. Ante tal estado de cosas, lo necesario era desarrollar los procedimientos para instalar la úkltima versión mejorada con nuevas opciones. Esto es así pues la nueva versión Krita 4.2, no se encuentra todavía en los repositorios oficiales de Ubuntu (la presente, es la 4.0.1).

Por tal motivo el procedimiento de acción será descargar la nueva versión 4.2 en formato universal AppImage, y ejecutar esta, incluso sin desinstalar la versión empaquetada (si es que ya la teníamos).

Para proceder así, hemos de crear una carpeta oculta para Krita en nuestra carpeta de usuario, descargar la versión estable de Krita 4.2 desde su sitio oficial, y otorgarle permisos de ejecución. Esto será coser y cantar si utilizamos la terminal. Abrimos una con Ctrl+Alt+T, e ingresamos los siguientes comandos de organizacion:

mkdir ~/.krita/ ;
cd ~/.krita ;
wget https://download.kde.org/stable/krita/4.2.1/krita-4.2.1-x86_64.appimage ;
chmod +x krita-4.2.1-x86_64.appimage ;


...y lo ejecutamos con:

./.krita/krita-4.2.1-x86_64.appimage

Naturalmente, una vez que la instalemos, bien podremos utilizar el lanzador que creará en Aplicaciones / Gráficos / Krita 4.2.

Krita es un graficador bien pensado, que representa una de las más elevadas herramientas de ilustración, tal vez a la vanguardia del desarrollo en muchos aspectos. Se puede utilizar con mouse, si bien su potencial se libera al máximo mediante una tableta gráfica sensible a presión, como las famosas Wacom.

Indudablemente que en este arte de la pintura digital poco se aparta de la pintura tradicional, pues tiende a imitarlo. En tal caso, es lógico que tendremos mucha más posibilidades de éxito conociendo su técnica y su teoría, que ignorándolas. Aún así, si quisiéramos una Cena de Leonardo, lo necesario seríaLeonardo. ¿Por qué? La técnica y teoría es la parte inerte del arte; la parte vital es el artista. El resto depende del óleo sagrado de Samuel con que hayamos sido ungidos al nacer...

Krita es un software libre absolutamente configurable en sus aspectos plásticos y técnicos, a fin de poderlo utilizar de la manera en que nos resulte más cómoda. Naturalmente responde a la necesidad de emular ciertos programas privativos, pero también otros programas libres más sencillos, como el MyPaint. Desde hace rato contamos con la práctica rueda selectora, a la que accedemos mediante un clic al botón derecho del ratón o con la presión del botón secundario de la pluma de nuestra tableta.

Estos programas dependen de contar con un avío de herramientas plásticas versátil y creativo, a la vez que deben ser programables. Krita siempre fue un avanzado al permitir utilizar bundles de herramientas libres. Ya vienen instadas varias, pero podemos encontrar más en internet.

Ahora contamos con varios conjuntos de herramientas fijas en la cartuchera rotativa (de bocetado, simular témperas, acuarelas, acrílicos u óleos. Naturalmente, si tenemos práctica podremos ajustar totalmente las características y la respuestas de los útiles: delimitar pinceles de distinta dureza y largo de pelo, lápices y crayones de distinta índole, etc. A tal fin contamos con un editor de pinceles con un bloc de pruebas adosado para probar los trazos sobre hoja limpia o previsualizar sobre el mismo trabajo que estamos haciendo.
En su creación detallada configuraremos si lo deseamos la presión realizada en la tableta gráfica, inclinación de la pluma, duración y distancia del trazo para simular pintura "agotada" en las cerdas del pincel, etc.
 A toda esta panoplia configuradora se le agregó un imprescindible botón "restaurador" para volverlo a los valores de fábrica. ¡Nunca viene mal! Ya que en el antiguo Krita, era fácil perder tino de los cambios que habíamos operado a nuestra herramienta plástica.

Para facilitar la curva de aprendizaje, Krita ahora incorpora perfiles de control programables. Conserva el perfil por defecto de Krita. Esto altera las combinaciones de teclas para que sean iguales que otros programas, por ejemplo la de Adobe Photoshop o el viejo y peludo PaintTool SAI. Para cambiar este aspecto, vamos a Preferencias / Configurar Krita, y en la categoría Preferencia de Entrada de Lienzo, podremos elegir el perfil de entrada que nos resulte más cómodo o editarlo como queramos.
Los diseñadores gráficos recibirán con agrado, además de la rueda de color tradicional de toda la vida, una nueva paleta dotada de enmascarado artística de color según los cánones de la teoría del color.

Este paleta sugiere sectores de la rueda de color y tapando el resto de los coloes superfluos, nos permite ver combinaciones monocromáticas, bicromáticas o tricromáticas de acuerdo a nuestras preferencias.

Krita incorpora ahora un nuevo motor de pinceles, que le da una apariencia más realista a los trazos semilíquidos (y por lo tanto se llama "cremoso"). Permite una simulación muy buena de la pintura, y permite trabajar de manera más lógica y predecible al utilizar pinceles secos o húmedos, especialmente cuando los aplicamos encima de sectores ya pintados previamente. Si bien viene activado por defecto, podremos volver al viejo motor de pintura si lo deseamos, con sólo ir a Configurar Krita, y en la categoría General y elegirmos el deseado en el campo "Modo de Fluir del Pincel".

Asimismo, los espacios de trabajo también son programables. Contamos con un botón rápido para elegirlos, y tenemos uno llamado "Mínimo" ideal para trabajar con la pantalla despoblada (al estilo SAI), y con botones grandes para tenerlos al toque de nuestra tableta. De esta forma, nos resultará sumamente útil para ir progresando en una ventana sencilla, a fin de crecer en el programa.

2 comentarios: