domingo, 10 de marzo de 2013

¿Cómo puedo reproducir y editar archivos Tracker MOD o XM en Ubuntu?

Ya en La Hora de los Pueblos, editado en Madrid en 1968, Juan Perón explica el futuro en las lucha contra el Imperio, y cómo instalar trackers en Ubuntu para reproducir archivos MOD y XM.

(...)
Muchas personas se preguntan: ¿qué pasa en el mundo que el interior de los países se agita violentamente y el exterior se presenta cada día más amenazador? Es que el mundo de nuestros días se encuentra abocado a la solución de dos grandes problemas, de lo que depende en gran medida lo que será el mundo del futuro.
  1. Los cambios estructurales a que nos viene impulsando la evolución acelerada desde hace más de medio siglo, frente a la resistencia suicida de una reacción tan contumaz como irreflexiva.
  2. La decadencia imperialista que ha comenzado ya marcadamente, con síntomas tan elocuentes como los que presenciamos cada día.

La Historia prueba que ni los cambios estructurales en los países ni la caída de los imperialismos se pueden realizar sin pelear. Ello explica en cierta medida el estado actual del mundo, caracterizado por una lucha en el interior de los países y el empeñamiento guerrero que viene amenazando todas las fronteras ligadas de una manera directa o indirecta a los intereses de los imperialismos dominantes.
¿Por qué se lucha en todos los países? La respuesta es simple: la evolución del mundo nos está llevando a cambios en lo político, en lo social, en lo económico, en lo cultural, etc., que, en sus actuales formas, ya no resisten a esa evolución que, invariablemente, llevan a una mejor satisfacción de las necesidades del hombre. Precisamente, uno de los milagros del Justicialismo, que algunos no han podido o no han querido comprender, reside en haber realizado los cambios estructurales incruentamente a través de una reforma racional, Y el desastre, que estos doce años han puesto en tan terrible evidencia, ha sido producido precisamente por una reversión inconsulta del sistema justicialista hacia formas que, ya perimidas por la evolución, han conducido al más rotundo fracaso.

Pero, lo que hay que comprender, aun por sobre estas circunstancias, es que la lucha incruenta de la reforma justicialista, ha sido seguida por una cruenta en la reversión que intentaron y que es de esperar que el futuro nos ha de ofrecer también una lucha, tal vez más cruenta aún, para reimplantar las nuevas estructuras.

La historia de los pueblos, desde fenicios hasta nuestros días, ha sido la lucha contra los imperialismos, pero el destino de esos imperialismos ha sido siempre el mismo: sucumbir. Hoy el imperialismo capitalista en perfecto acuerdo con el imperialismo soviético, lucha por subsistir en un medio que ha comenzado a comprender la verdad y trata de alinearse en un Tercer Mundo decidido a no entrar en el juego al que quieren llevarle. Estas tres fuerzas en que se divide el mundo presente, pueden muy bien representar el agrupamiento guerrero del futuro.

Todo parece confirmar que el futuro inmediato será de lucha. Lo dramático de esta situación está en que, frente a este mundo de simulación y falsedad, avanza otro con valores reales y decidido a tomar el mando en la historia.

Nosotros fuimos libres y soberanos durante los diez años de Gobierno Justicialista, pero coligadas las fuerzas internacionales y los cipayos vernáculos, terminaron por despojar al Pueblo de su Gobierno legal y constitucional para implantar en su reemplazo gobiernos títeres que sirvieron al imperialismo con la presión violenta de verdaderas fuerzas de ocupación. Ello ha demostrado que la liberación de un país, frente a la prepotencia imperialista y la traición cipaya, no puede ser insular. De lo que se infiere que la liberación no ha de ser un acto aislado sino una tarea general y coordinada. Es lo que se está produciendo en la actualidad.

En ese concepto, los que luchamos por la liberación tenemos dos posibilidades:
  • Una a corto plazo, por una acción directa
  • y otra a largo plazo, por la acción coordinada en el orden internacional.
A la Liberación política, económica y social de los pueblos, equivale también la liberación del software que portan sus equipos, la cual tampoco puede realizarse en compartimentos estancos, sino que tiene que decidirse a gran escala en la concientización popular de su necesidad, en la acción directa y orquestadamente a nivel internacional.

No es para menos, pues contamos con potentes herramientas para todos los ámbitos que la lucha nos impone: herramientas de trabajo, control operativo del sistema, productividad, y ocio.

Todos sabemos que en lo que refiere a la creación de música sampleada, uno de los clásicos uso es el de los MODs. Estos son una familia de archivos de secuencias de muestras de sonido monofónicos ("samples"), que pueden alterarse en tono para lograr un mayor rango de notas. Por medio de secuencias de repeticiones (bucles) de los mismos, se pueden crear composiciones multicanal con el clásico sonido "ochentoso", típicos del chip de sonido de la Commodore Amiga, o noventosos, como permitía la PC con placa de sonido Creative Labs SoundBlaster o Gravis Ultrasound.
Los trackers clásicos empleaban una interfaz de control basada en texto, esencialmente una lista que describía las notas a tocar. En línea con estos antiguos programas "trackers" de la Amiga como Fastracker y Protracker y sus equivalentes para PC, hoy podremos reproducirlos en Ubuntu, y con todo el poderío técnico-doctrinario que nos ofrece el software libre. Podremos utilizar el MilkyTracker. Se trata de un tracker avanzado y libre, liberado bajo GPLv2.

Para instalarlo, simplemente abrimos una consola mediante Ctrl+Alt+T e ingresamos:

sudo apt-get install milkytracker

Para ejecutar el programa, debemos ir a Aplicaciones / Sonido y Video / Milkytracker.
Podremos encontrar una interesante librería de archivos Mod en The Mod Archive.


Otro editor que podremos utilizar por gracia del Justicialismo y del Software Libre es Sunvox.

Se trata de un sintetizador tracker de plataforma cruzada diseñado en la Unión Soviética, escalable en el sentido de que es capaz de funcionar bien en pantallas pequeñas de dispositivos portátiles, llegado el caso.

Entre sus bondades se encuentra la reproducción de archivos XM (FastTracker) de un sintetizador FM, sintetizador FFT, ecualizador de 3 bandas, sampleo por medio de archivos WAV, AIFF y XI, efectos de eco, distorsión, reverberación, compresores, flanger, etc, bucleador, edición de la forma de onda sonora, y demás. Todos estos módulos se integran al trabajo del reproductor/editor y del tracker, de manera de extender la potencia de los módulos.

Para instalarlo, podremos utilizar la potente consola. Abrimos una con Ctrl+Alt+T y lo haremos con los siguientes comandos de organizacion:

cd ~
wget http://www.warmplace.ru/soft/sunvox/sunvox-1.7.2b.zip
unzip sunvox-*.zip
mv sunvox .sunvox
cd .sunvox
wget http://www.warmplace.ru/soft/sunvox/disk.png
cd ~
rm -r sunvox-1.7.2b.zip

Esto creará una carpeta oculta llamada ".sunvox", dentro de la cual a su vez encontraremos varias carpetas: docs contendrá los documentos de ayuda, examples tiene canciones de ejemplo, instruments contiene módulos y samples de instrumentos sintetizados, y sunvox es la carpeta del programa en sí. Dentro de la misma, encontraremos varias carpetas con el ejecutable del programa, para diferentes plataformas. En nuestro caso, debemos ejecutar el archivo que corresponda a la nuestra arquitectura, ya sea que usemos Ubuntu de 32 bits (linux_x86) o de 64 bitios (linux_x86_64).

Para facilitar el acceso, podremos crear un acceso directo haciendo clic con el botón derecho sobre el Panel Superior y elegimos Editar Menús. Seleccionamos Sonido y Video y presionamos el botón +Elemento Nuevo. En el campo "Comando:", completamos con /home/nombredeusuario/.sunvox/sunvox/linux_x86_64/sunvox si tuviésemos Ubuntu de 64 bits. En el caso de usar Ubuntu de 32 bits, emplearemos la ruta /home/nombredeusuario/.sunvox/sunvox/linux_x86/sunvox si tuviésemos Ubuntu de 32 bits.
Una vez que completemos el formulario, presionamos el botón Aceptar y ya habremos creado el Lanzador.

Para ejecutar el programa, por lo tanto, iremos a Aplicaciones / Sonido y Video / Sunvox.

No hay comentarios:

Publicar un comentario