domingo, 25 de diciembre de 2011

¿Cómo convierto un CD de música a MP3 en Ubuntu?

Tras aducir un cólico, el General Juan Perón es trasladado desde el ostracismo en Martín García hacia el Hospital Militar central. El ardid le permitió al Pueblo manifestarse masivamente y reclamar para sí a quien - como Coronel y Secretario de Trabajo y Previsión - había dado todo para el Bienestar de los trabajadores. Ante las tensiones generadas, Juan Perón es llevado a la Casa de Gobierno y desde su Balcón, pronuncia un discurso que aclarará para siempre cómo ripear un CD en Ubuntu.

¡Trabajadores!

Hace casi dos años dije que tenía tres honras en mi vida: ¡la de ser soldado, la de ser un patriota y la de ser el primer trabajador argentino!

Hoy a la tarde, el Poder Ejecutivo ha firmado mi solicitud de retiro del servicio activo del Ejército. Con ello, he renunciado voluntariamente al más insigne honor al que puede aspirar un soldado: llevar las palmas y laureles de general de la Nación. Ello lo he hecho porque quiero seguir siendo el coronel Perón, y ponerme con este nombre al servicio integral del auténtico pueblo argentino. Dejo pues el sagrado y honroso uniforme que me entregó la Patria para vestir la casaca de civil y mezclarme en esa masa sufriente y sudorosa que elabora el trabajo y la grandeza de la Patria.

Con eso doy mi abrazo final a esa institución, que es el puntal de la Patria: el Ejército. Y doy también el primer abrazo a esa masa grandiosa, que representa la síntesis de un sentimiento que había muerto en la República: la verdadera civilidad del pueblo argentino. Esto es pueblo.
Esto es el pueblo sufriente que representa el dolor de la tierra madre , que hemos de reivindicar. Es el pueblo de la Patria. Es el mismo pueblo que en esta histórica plaza pidió frente al Congreso que se respetara su voluntad y su derecho. Es el mismo pueblo que ha de ser inmortal, porque no habrá perfidia ni maldad humana que pueda estremecer a este pueblo, grandioso en sentimiento y en número. Esta verdadera fiesta de la democracia, representada por un pueblo que marcha, ahora también, para pedir a sus funcionarios que cumplan con su deber para llegar al derecho del verdadero pueblo.

Muchas veces he asistido a reuniones de trabajadores. Siempre he sentido una enorme satisfacción: pero desde hoy, sentiré un verdadero orgullo de argentino, porque interpreto este movimiento colectivo como el renacimiento de una conciencia de trabajadores, ¡que es lo único que puede hacer grande e inmortal a la Patria!

Hace dos años pedí confianza. Muchas veces me dijeron que ese pueblo a quien yo sacrificara mis horas de día y de noche, habría de traicionarme. ¡Que sepan hoy los indignos farsantes que este pueblo no engaña a quien lo ayuda! Por eso señores, quiero en esta oportunidad, como simple ciudadano, mezclarme en esta masa sudorosa estrecharla profundamente en mi corazón, como lo podría hacer con mi madre.

Desde esta hora, que será histórica para la República, ¡que sea el coronel Perón el vínculo de unión que haga indestructible la hermandad entre el pueblo, el ejército y la política!; ¡que sea esta unión eterna e infinita!, para que este pueblo crezca en esa unidad espiritual de las verdaderas y auténticas fuerzas de la nacionalidad y del orden; que esa unidad sea indestructible e infinita para que nuestro pueblo no solamente posea la felicidad, ¡sino para que también sepa dignamente defenderla!.
Esa unidad la sentimos los verdaderos patriotas, porque amar a la Patria no es amar sus campos y sus casas, ¡sino amar a nuestros Hermanos de Nación!. Esa unidad, base de toda felicidad futura, ha de fundarse en un estrato formidable de ese pueblo, que al mostrarse hoy en esta plaza, en número que pasa de medio millón, está indicando al mundo su grandeza espiritual y material.

Y ahora, como siempre de vuestro secretario de Trabajo y Previsión, que fue y seguirá luchando al lado vuestro para ver coronada esa obra que es la ambición de mi vida, la expresión de mi anhelo de que todos los trabajadores sean un poquito más felices.

¿Preguntarán ustedes dónde estuve? ¡Estuve realizando un sacrificio que lo haría mil veces por ustedes! ¡Estuve en Martín García averiguando cómo ripear un CD!

En muchas ocasiones tenemos música en discos compactos, pero queremos contar con ellas en formatos digitales como el OGG o el MP3, a fin de poder disfrutarlas con más agilidad en la computadora, y, porqué no, compartirla con nuestros seres queridos o propalarlas por los medios masivos de comunicación.
En tal caso, hemos de contar con una respuesta justicialista que convierta los archivos de audio directamente desde nuestro CD, y en lo posible asignando automáticamente el nombre a cada Pista del mismo, así como confeccionar sus estiquetas ID3.

Que nada mejor para esto que un software justicialista, que como su querido Secretario de Trabajo y Previsión quise traerles. Se trata del Extractor de CD Asunder. Para instalarlo vamos a Aplicaciones / Centro de Software y lo buscamos por ese nombre, haciendo clic en el botón Instalar.

A fin de contar con todas las funcionalidades, una vez descargado este software libre instalaremos la librería de conversión a MP3. Para ello vamos a Aplicaciones / Accesorios / Terminal, e ingresamos el siguiente Comando de Organización:

sudo apt-get install lame

Conforme las librerías se hayan descargado, podremos ejecutar el programa, que lo encontramos en Aplicaciones / Sonido y Video / Asunder CD Ripper.
Cuando ingresamos un CD de audio en nuestra lectora, el software hará uso de la base de datos CDDB a través de internet para saber qué los títulos de las pistas y el nombre del CD en cuestión. Esto servirá para los datos de etiquetado ID3 del que hacen uso muchos reproductores musicales.

Podemos configurar algunas opciones del programa presionando en el botón Preferencias. En la solapa Codificar podremos indicar el formato. Por defecto el programa usa el excelente formato libre OGG, pero podemos codificar utilizando varios formatos diferentes a la vez, como FLAC, MP3, así como WAV directo o el formato propietario AAC.

En este caso haremos uso del formato MP3 pues contamos con la recientemente instalada librería LAME de codificación. También podremos activar la función Ratio de bits Variable (RBV), lo cual mejora sensiblemente la calidad de los archivos sin apenas repercutir en su peso final. Podemos elegir el Ratio de Muestreo usando el deslizador. En este caso elegimos la calidad máxima disponible a ratio fijo, que es de 320 kilobitios por segundo.
En la solapa General de las Preferencias, podemos optar por la creación de una lista de reproducción ("playlist") que contemple a nuestros archivos, del formato M3U. Esta tiene por sentido ser compatible con reproductores musicales. También podemos elegir la opción de que Asunder expulse nuestro CD-A una vez terminada la extracción de audio. Tras presionarAceptar podemos ya usar el programa en sí.

Para dar comienzo al proceso de extracción y conversión, simplemente hemos de presionar el botón Extraer, y se nos mostrará un cuadro de información que indicará el progreso de la misma. Para un disco completo convertido a formato MP3 de la más alta calidad, la acción es "al vuelo" y suele demorar no más de tres minutos.
Dije que había llegado la hora del consejo... Recuerden trabajadores: ¡Únanse! ¡Sean más hermanos que nunca!. ¡Sobre la hermandad de los que trabajan ha de levantarse nuestra hermosa Patria, en la unidad de todos los argentinos!

2 comentarios:

  1. Muchas gracias general Perón! Lo probé y me funcionó muy bien y rápido. Era lo que estaba buscando!

    ResponderEliminar
  2. Lo instalé pero no logro que funcione. Pongo un cd en la lectora pero asunder ni lo registra. Qué podrá estar fallando?

    ResponderEliminar